Todo sobre el cuidado del cabello

como cuidar cabello

¡Todas queremos tener un pelo brillante y sano, y conseguirlo solo depende de ti! El aspecto y la salud de nuestro cabello son una combinación de muchos factores, desde lo que te aplicas en el pelo regularmente hasta lo que comes a diario.

¿Has olvidado prestar atención a tu melena en medio de tu exigente horario? O bien, ¿estás confundida sobre cuál debe ser la rutina de cuidado del cabello correcta, entre todas las opciones? Entonces, has llegado a la página correcta.

En este post repasaremos cómo cuidar tu pelo en casa y qué puedes empezar a hacer ahora mismo para conseguir el pelo de tus sueños.

¿Necesitas una rutina de cuidado del cabello?

Sí, al igual que necesitas una rutina de cuidado de la piel diaria, también es importante que sigas una buena rutina de cuidado del cabello regular. Con ello tu melena estará más fuerte y protegida de los daños de los factores externos, como la contaminación, el estrés, e incluso factores internos como la falta de nutrientes o los problemas hormonales, manteniéndose suave, sana y libre de caspa, grasa y otras afecciones.

Esto puede alargar el tiempo entre corte y corte, e incluso favorecer un crecimiento más rápido. Ahora estás más atenta ¿verdad? Otra de las ventajas de llevar una rutina capilar diaria es que tus hebras estarán más receptivas a la coloración, absorbiendo correctamente los pigmentos que le pongas encima ¡así no malgastarás tu dinero en la peluquería!

En definitiva: necesitas una rutina de cuidado del cabello sea cual sea tu tipo.

Conoce tu tipo de cabello

Más que nada, el cuidado del pelo comienza por saber qué tipo tienes. La mayoría de los consejos de esta guía se aplican a todos los tipos de cabello, pero cada uno tiene necesidades especiales que atenderemos en cada sección.

En términos generales, existen 4 tipos de cabello: liso, ondulado, rizado y afro. Cada tipo es más o menos propenso a sufrir daños. Y cuanto más propenso sea, más cuidado deberás tener con tu rutina de cuidado capilar.

  • Liso: El pelo liso no se riza con facilidad y cae plano desde las raíces hasta las puntas. Suele ser suave y sedoso. Es el más resistente a los daños de todos, pero tiende a ser bastante graso en el cuero cabelludo, por eso debes evitar aplicar aceite. Céntrate en los champús dirigidos al cabello “normal”.
  • Ondulado: Este tipo se encuentra entre el liso y el rizado, con ondas suaves y amplias a medida que avanza desde las raíces hacia las puntas. Tiende a encresparse, y suele tener una textura áspera, lo que dificulta su peinado. Por lo tanto, si deseas alisar, rizar o peinar tu melena de alguna manera, este tipo es el más conveniente y el más fácil de moldear.
  • Rizado: Está determinado por rizos prominentes desde la raíz hacia abajo. Las hebras rizadas tiende a ser más secas y encrespadas, y más propensas a las puntas abiertas y a los daños, en comparación con los tipos liso y ondulado.
  • Afro: Está determinado por rizos muy apretados y en realidad es bastante frágil. Es extremadamente crespo, voluminoso y el más propenso a sufrir daños de todos los tipos de cabello. Tiende a romperse fácilmente si no se cuida adecuadamente.

Lo básico que hay que retener de este apartado es que todos los tipos de pelo que no son lisos exigen más cuidados.

¿Qué productos de cuidado del cabello necesitas?

cosméticos cabello

No hace falta gastarse una fortuna en productos capilares para cuidar tu melena de forma correcta. Lo más importante que debes tener en cuenta es que cada uno de ellos esté adaptado a tu tipo de cabello. Estos son los imprescindibles:

Champú

Es el producto básico para lavar el pelo ¡seguro que te suena ;)! Los champús limpian los mechones de la suciedad y la grasa, pero no todos los champús son iguales, ni son para todos los tipos de cabellos. Si tienes el pelo graso, no deberías usar un champú para pelo seco, aunque sea el único champú en la ducha.

Así que debes asegurarte de leer el envase antes de comprarlo. Por ejemplo, si te tiñes el pelo, utiliza un champú diseñado para cabellos teñidos. Y si lo tienes seco, opta por uno hidratante. Otro consejo: evita los sulfatos, los parabenos y las siliconas para evitar daños a largo plazo.

No hay nada mejor para una melena un poco grasa que un champú en seco. Funcionan absorbiendo la grasa entre lavados, añaden cuerpo y te permiten aguantar un día si no quieres lavarte el pelo.

Acondicionador

El acondicionador hace eso mismo: acondicionar tus mechones para que estén sueltos y suaves. Utiliza un acondicionador después del lavado con champú dejándolo 5 minutos antes de aclarar.

El uso de un acondicionador puede mejorar notablemente el aspecto del cabello dañado o pajizo, ya que hidrata, incrementa el brillo, disminuye la electricidad estática, mejora la resistencia y proporciona cierta protección contra el calor y los rayos UV del sol.

Concentra el acondicionador en las puntas, sobre todo en los mechones finos, para que no parezca flácido o pesado.

Mascarilla capilar

A diferencia del acondicionador, la mascarilla es más rica y concentrada ¡igual que las mascarillas faciales! Si tienes el pelo encrespado o dañado, la mascarilla es una necesidad que deberías utilizar todas las semanas para reparar los daños.

Pero al igual que los champús, no todas las mascarillas son iguales ni hacen lo mismo. Una de las mejores opciones para cuidar tu cabello es la Mascarilla Reparadora Capilar de Nezeni, que ofrece una ultra-hidratación y reparación al instante gracias a su fórmula reparadora natural.

Y lo más importante, no tiene sulfatos, siliconas, colorantes, parabenos, sal ni MIT (Metilisotiazolinona), así que no tienes que preocuparte de daños futuros.

mascarilla capilar nezeni

Para utilizarla correctamente, elimina el exceso de humedad después del aclarado, y aplica la mascarilla desde la coronilla hasta las puntas, peinándola con un peine de púas finas. Deja que actúe durante 5 minutos -mínimo-, y luego aclárala, asegurándote de no dejar ningún residuo, ya que pesará el cabello.

Aceites

Los aceites capilares no son imprescindibles, pero son un buen complemento que te aportarán brillo y nutrición extra ¡y harán que tu melena huela de maravilla! Puedes adquirir un aceite especialmente diseñado para usar en el cabello, o optar por un aceite esencial, diluido en un aceite portador que te ayude a tratar algún problema específico.

Caliéntalo en las manos y aplícalo en medios y puntas antes de la ducha o incluso antes de acostarte. Déjalo por lo menos una hora para que haga su trabajo, y luego retira con el champú y agua tibia.

Para el cabello fino -y graso- los aceites no son especialmente recomendables, pero si tienes encrespamiento, notarás sus beneficios.

Cómo lavar

La gente tiende a lavar su cabello con más frecuencia de la necesaria. Según los expertos, no es recomendable lavarse el pelo todos los días, independientemente del tipo que tengas. ¿Por qué? Pues porque tu cuero cabelludo necesita tiempo para producir sus aceites naturales que el champú reduce al limpiarlo.

Los cabellos finos pueden hacerlo cada dos días, ya que son más grasos, mientras que los ondulados, rizados y afros necesitan algunos días de descanso. Cuanto más seco sea tu cuero cabelludo, más días necesitarás.

A la hora de lavarlo, concentra el champú principalmente en el cuero cabelludo, en lugar de lavar toda la longitud. Esto es porque es en el cuero cabelludo donde se genera la grasa, mientras que las puntas suelen estar más secas, y si las lavas abundantemente, se quedarán ásperas y sin brillo.

Cómo peinar

Es importante que te peines con regularidad, pero tampoco hay que exagerar. Peinar demasiado el cabello puede provocar su rotura. Una buena regla general es peinarlo sólo para eliminar los nudos, nada más.

¿Cómo peinar?

  • Peina siempre tu cabello cuando esté seco, nunca cuando esté mojado. Esto se debe a que el pelo mojado es más vulnerable y propenso a romperse.
  • Trabaja hacia arriba. La mejor manera de peinar es empezando por la parte inferior, e ir subiendo hasta el cuero cabelludo. Empieza lentamente y céntrate en los nudos.
  • En situaciones complejas, si no puedes eliminar todos los nudos, aplica un poco de acondicionador en el nudo y cepíllalo con paciencia.

Otra cosa a la que debes prestar atención es al tipo de peinado que llevas. Atar el pelo puede provocar su rotura e incluso su caída. Esto sucede porque las raíces están sometidas a una tensión constante que hace que sean más frágiles y se rompan

Lo mismo ocurre si utilizas herramientas de calor para peinarlo. Las herramientas de calor como las planchas o los rizadores aplican una temperatura muy alta que puede dañar tu cabello, haciendo que se rompa con el tiempo y que parezca seco, sin brillo y encrespado.

Utilízalas lo menos posible, y cuando las uses, procura aplicar un protector térmico para reducir los daños.

peinar cabello

Cómo secar

La mejor manera de secar el pelo es al aire -en casa-. Eso sí, intenta retirar toda la humedad posible con una toalla.

La forma más saludable de secar el pelo para no dañarlo, es girar el pelo hacia un lado, envolverlo suavemente con una toalla y apretarlo varias veces. Ni se te ocurra retorcerlo, sólo acarícialo suavemente y asegura la toalla alrededor hasta que ya no gotee.

Corte

No, cortar el pelo no hace que crezca más rápido. Pero sí ayudará a lucir una melena más sana, más suave y sin puntas abiertas. Es recomendable cortarlo una vez cada 2-3 meses.

¿Qué pasa con el pelo decolorado y teñido?

Todos los consejos anteriores se aplican también a los cabellos decolorados y teñidos, pero si ese es tu caso, debes ser más diligente en tu rutina de cuidado capilar.

Los cabellos decolorados y teñidos se secan mucho más rápido que los vírgenes, por lo que debes centrarte en productos que hidraten tus mechones y los mantengan brillantes.

Además de eso, si quieres que el color dure más tiempo, utiliza algún champú y acondicionador sin sulfatos. Este ingrediente es el que aporta esa espuma al champú, pero también puede despojar a tu pelo de su humedad natural y contribuye a una rápida decoloración, que queremos evitar.

¿Cómo sé que mi pelo está en buen estado?

Una melena sana es brillante y fuerte, independientemente de los productos de peinado que utilices. Si la única forma en que tu cabello se ve “bien” es en una cola de caballo o en un moño, algo anda mal.

Asegúrate de que te alimentas de forma saludable -consulta nuestros consejos de alimentación extra más abajo- y utiliza los productos adecuados para tu pelo. Con el tiempo, verás mejoras, aunque puede que te lleve unas cuantas semanas.

Consejos generales para todos los tipos de cabellos

  • Nútrelo desde dentro. Al igual que ocurre con las uñas, el cabello debe cuidarse a nivel general. Si te nutres y te comprometes a llevar un estilo de vida saludable, eso se notará en tu melena. Puedes utilizar cualquier producto que quieras, pero si no te alimentas bien, no te servirá de mucho. Céntrate en alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, vitaminas y proteínas, por ejemplo: espinacas, yogur griego, huevos, remolacha, frutos secos…
  • Cuidado con la temperatura del agua. El agua caliente puede dañar el cuero cabelludo, mientras que el agua demasiado fría puede no limpiar tan bien. Empieza aclarando el pelo con agua tibia para abrir el cuero cabelludo y ayudar a limpiar la suciedad. Después del champú -y del acondicionamiento-, termina con un aclarado con agua fría, que ayudará a potenciar el brillo.
  • Usa un sombrero cuando salgas a la calleEl sol es conocido por dañar tu piel, pero también puede deshidratar y dañar tus hebras. Además, la contaminación y la suciedad pueden acumularse en el cuero cabelludo y ensuciarlo. Esto puede hacer que te laves el pelo con demasiada frecuencia, lo que puede resultar perjudicial a largo plazo.
  • Aprende a evaluar correctamente tu melena. Crea una rutina de análisis de tu cabello, especialmente prestando atención a las puntas abiertas. No es necesario exagerar, pero deberías ser capaz de saber cuándo es el momento de un corte, o cuándo sólo necesitas un poco de aceite.

Ya sabes, seguir una rutina de cuidado capilar basada en tu tipo de cabello es importante para mantenerlo hidratado, suave y sano. Así podrás evitar la rotura y la caída prematura. Y con los productos adecuados, como la mascarilla de Nezeni, conseguirás reparar cualquier daño sin recurrir al corte.

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis* por compras superiores a 70€

(*Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.