fbpx

Cómo reparar las puntas abiertas: todos los trucos y tratamientos

reparar puntas abiertas

Después de un corte de pelo, ese fabuloso -pero breve- período en el que el cabello está flexible y sin puntas abiertas es un sueño. Pero, como ocurre con todos los sueños, acaba pronto, a pesar de lo mucho que intentemos disfrutar de él. No importa lo bien que acondiciones tus mechones, las puntas abiertas son inevitables, en parte debido a las herramientas de calor, el cepillado, la coloración y la vida, básicamente.

No te vamos a mentir, la única manera de desterrar este problema es cortar por lo sano. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para tratarlas y que se noten menos entre corte y corte. ¿Y lo mejor? Ni siquiera tienes que pisar un salón de belleza.

Desde tratamientos naturales, hasta peinados probados que enmascaran estratégicamente los daños, aquí encontrarás todo lo que necesitas saber para arreglar las puntas abiertas, sin necesidad de cortarte el pelo.

Cómo identificar las puntas secas y abiertas

Los ocho centímetros inferiores del mechón -también conocidos como puntas- son los que han estado expuestos durante más tiempo, en comparación con el nuevo crecimiento más cercano a la cabeza, por lo que suelen ser los primeros en mostrar daños a largo plazo.

Tener los extremos secos es algo totalmente normal, especialmente en los cabellos más largos, debido a la aplicación de calor, al acondicionamiento inadecuado, a los daños causados por los rayos UVA/UVB y a los radicales libres, con los que el cabello se encuentra a diario.

La textura de los cabos secos suele ser más quebradiza, áspera o mellada que la del resto del cabello. ¿Quieres averiguar si tú también tienes este problema?

Coge una sección y sosténla en posición vertical hacia arriba con los últimos cinco centímetros sobresaliendo. Si el pelo se dobla hacia abajo y cae, es algo bueno, pero si las puntas se mantienen rectas como las cerdas de una escoba, es un indicador de que les falta humedad.

Las puntas secas y las puntas abiertas no son necesariamente lo mismo: las abiertas son el resultado de que los extremos están demasiado secos durante demasiado tiempo. El pelo se vuelve tan frágil que empieza a romperse. Una vez que se ha mellado, es crucial resistirse a dividir más las puntas, pues eso solo debilitará tu cabello y puede provocar su rotura.

¿Qué las causa?

  • La genética
  • Duchas de agua caliente
  • Cepillar fuerte la melena
  • Envolver el pelo en una toalla
  • Dormir con peinados apretados
  • Peinados con calor, como planchas, rizadores o secadores
  • Tratamientos químicos como tintes, permanentes y alisados
  • Dieta inadecuada
  • Productos para el cuidado del cabello que contienen alcohol
  • Exposición al sol
  • Falta de humedad

Cortar el pelo es, en última instancia, la mejor opción cuando se trata de puntas secas, pero algunos productos pueden ayudar mientras tanto. ¿Quieres saber lo que funciona y lo que no? Te lo contamos todo a continuación.

Todos los trucos y tratamientos para reparar las puntas abiertas

Elige la mejor mascarilla reparadora

Las soluciones caseras están bien, pero no llegan a conseguir los resultados tan espectaculares que proporcionan las versiones comerciales. Pero no vale cualquier producto que veas en el supermercado. Solo las mejores opciones van a proporcionarte buenos resultados.

Y no hay mejor forma de hidratar y reparar el cabello dañado y quebradizo que nuestra Mascarilla Reparadora Capilar, con una fórmula natural que proporciona una gran hidratación y suavizar el aspecto de las puntas abiertas. Actúa como una tirita en los cabos y evitará que se abran más entre los cortes de pelo. ¿El resultado? Un cabello suave y sedoso sin daños a la vista.

mascarilla capilar nezeni

Limitar los químicos

Aunque evitar todos los tratamientos químicos, como la coloración y la permanente, puede parecer imposible, reducir la frecuencia puede ayudar mucho a reparar las puntas abiertas.

Intenta no aplicar varios tratamientos químicos -por ejemplo, decoloración y alisado químico al mismo tiempo- y evita lavarte el pelo durante al menos 48 horas después, ya que es cuando el cabello está más poroso y es más probable que se rompa y se parta.

Prueba este tratamiento con aceite de coco

No es la primera vez que oímos hablar de los beneficios del aceite de coco en el mundo de la belleza, y probablemente no será la última. Este aceite tan apreciado se considera uno de los mejores remedios para la piel, las uñas e incluso para limpiar las brochas de maquillaje.

Y cuando se trata del cabello, no es una excepción. El aceite de coco cuenta con una serie de beneficios que tratan una amplia variedad de problemas capilares, como la caspa, el crecimiento obstinado del cabello y -adivinaste- las puntas secas y abiertas.

Si estás luchando por deshacerte de éste problema, puedes probar un tratamiento con aceite de coco. Aunque el aceite no reparará las puntas, puede hacer que parezcan menos abiertas y las dejará más hidratadas y más suaves.

Para obtener los mejores resultados, comienza con el cabello bien lavado y secado con una toalla. Los aceites naturales son muy pesados, así que asegúrate de empezar poco a poco y añadir más según sea necesario, sin llegar a las raíces del cabello.

Coge una cucharada de aceite de coco y aplícalo en el pelo, desde las puntas hasta la mitad del cabello. A continuación, recoge el pelo con una pinza, envuélvelo en una toalla o en un film de plástico y deja que actúe durante 30 minutos.

Vuelve a meterte en la ducha, acláralo y lávate el pelo dos veces con champú ya que, aunque suene contradictorio, los remedios caseros pueden acumularse en el pelo si no los lavas bien. Puedes repetir este truco una vez cada dos semanas.

Evita el exceso de cepillado y de champú

Aunque el cuidado básico del cabello implica cepillarlo y lavarlo con champú, abusar de ello puede agravar los daños que provocan las puntas abiertas. Los estudios han demostrado que los cambios estructurales en las fibras capilares son el resultado del cepillado, el lavado con champú y otros tipos de cuidado, especialmente cuando se realizan cuando el cabello está húmedo.

Además, las hebras teñidas y con permanente son aún más susceptibles a este tipo de daño. Combate las puntas abiertas evitando los cepillados fuertes y las sesiones de champú excesivas -los expertos recomiendan lavarse el pelo de una a tres veces por semana, según el tipo de cabello y de piel-.

Y si tienes el pelo fino y frágil, utiliza un cepillo de cerdas de jabalí puro para minimizar la rotura.

Evita las herramientas de calor

Todos los estilistas insisten en que hay que evitar o minimizar el uso de herramientas de peinado con calor cuando se trata de evitar las puntas secas. Si no puedes vivir sin la plancha, baja la temperatura y acorta el proceso todo lo posible.

Haz lo posible por bajar la temperatura a unos 150 grados e intenta no pasar por las mismas secciones pequeñas más de una o dos veces.

Antes de secar el cabello, deja que se seque al aire libre todo lo que puedas. Sécalo a temperatura media o baja con los dedos hasta que el pelo esté seco en un 80% antes de introducir el cepillo para controlarlo. Esto reducirá el calor directamente en tu cabello, y el estiramiento y los tirones que crean puntos débiles.

Haz una mascarilla nutritiva de proteínas de aguacate

mascarilla puntas abiertas

¿La clave para arreglar las puntas abiertas? La prevención. Una mascarilla capilar rica en nutrientes que cubra las hebras con todo lo que necesitan para mantenerse sanas puede ayudar a mantener las puntas abiertas a raya. Y aunque puede que tengas que prescindir del guacamole casero por una noche con esta mascarilla, créenos, tu pelo te lo agradecerá.

La mezcla consiste en un aguacate maduro, un huevo y unas gotas de aceite de oliva. Juntos, el trío contiene ácidos grasos y vitaminas E y K que suavizan, hidratan, reparan y protegen el cabello y sus folículos, dando como resultado hebras más sanas que no son tan susceptibles de tener puntas abiertas.

En primer lugar, tritura el aguacate y mézclalo con el huevo. Añade aceite de oliva hasta que la consistencia sea un poco más espesa que la del acondicionador comprado. Aplícalo en el pelo, insistiendo en las puntas, déjalo actuar de 10 a 20 minutos y aclara bien con agua tibia.

Frota aceite en las puntas

Nunca subestimamos el poder de frotar un aceite natural sobre nuestras puntas deshilachadas. Esto tiene el beneficio añadido de nutrir las hebras dañadas y minimizar la aparición de puntas abiertas entre las visitas al salón.

¿Nuestra elección? El aceite de almendras dulces o el aceite de argán, ambos extremadamente hidratantes y ampliamente disponibles en sus formas puras, así como comúnmente incluidos en la lista de ingredientes de productos capilares populares.

En caso de necesidad, aplica unas gotas en las puntas secadas con una toalla. La única advertencia es que hay que tener cuidado con la cantidad que se aplica; al fin y al cabo, es un aceite, así que empieza con una pequeña cantidad de producto y ve aumentando según sea necesario.

Trata con miel y aceite de oliva

El combo hidratante de la miel y el aceite de oliva lo convierten en un dúo dinámico para nutrir el cabello dañado. La miel es un gran humectante y ofrece propiedades emolientes, lo que la convierte en el humectante ideal para el cabello seco y propenso a las puntas rotas. Además, es ideal para tratar el cuero cabelludo seco y potenciar el brillo.

Prueba a mezclar tres cucharadas de aceite de oliva con dos cucharadas de miel cruda. Aplica la mezcla sobre el cabello lavado con champú y déjala actuar de 20 a 30 minutos. Acláralo y luego lávate el pelo con un champú suave para eliminar cualquier residuo.

Adopta los recogidos, los moños y las trenzas

Si quieres evitar una visita a la peluquería y no puedes dedicar tiempo a una mascarilla capilar, puedes eliminar las puntas abiertas con un peinado inteligente. Cualquier peinado recogido o moño que oculte esta parte será suficiente. También puedes optar por accesorios divertidos como pañuelos, pasadores y sombreros.

Otra forma poco convencional, pero muy actual, de disimular las puntas abiertas es el «hair tuck», en el que dejas la parte inferior de tu pelo metida en el escote de tu camisa o chaqueta. Esto funciona mejor con las camisas de cuello alto -como los cuellos de cisne- o las prendas de vestir exteriores con un cuello fuerte y definido que realmente ayudará a mantener el cabello en su lugar.

Sin embargo, si tienes el pelo con textura afro ten cuidado, ya que el pelo natural es muy delicado y recogerlo puede provocar su rotura

Haz una mezcla de aceite de pescado para reparar el cabello

Aunque el aceite de pescado no suele ser la primera opción cuando se trata de tratamientos tópicos para el cabello -francamente, hay alternativas más atractivas-, para algunos puede ser la clave para el crecimiento y la reparación del cabello.

Se dice que los ricos ácidos grasos del aceite de pescado fortalecen las hebras, activan la circulación en el cuero cabelludo y favorecen el crecimiento del cabello.

Para hacer la mezcla, combina dos cápsulas de aceite de pescado con una cucharada de aceite de coco y otra de lavanda en un cazo. Calienta la mezcla a fuego lento durante cinco minutos. Vierte la mezcla en un cuenco grande, sumerge las puntas en el cuenco y trabaja la mezcla hacia arriba en tu cabello -evitando las raíces-.

Envuelve el pelo en una toalla o en un film de plástico y déjalo en reposo durante 40 minutos antes de lavarlo. Los aceites naturales omega 3 y 6 del aceite de pescado solucionarán todos tus problemas de puntas abiertas.

Para reducir la acumulación y evitar las hebras flácidas, practica el doble lavado con champú como seguimiento de esta mascarilla.

proteger puntas abiertas

Protege tus puntas del daño ambiental

Una solución más creativa para evitar este problema son los accesorios. Utiliza sombreros o pañuelos para proteger tus puntas si se ven débiles. Al cubrirlas, estás permitiendo que tu cabello descanse y se fortalezca sin el estrés del sol, el viento o las inclemencias del tiempo.

Uno de nuestros accesorios favoritos para proteger tus mechones vulnerables es un pañuelo de satén o seda. Este pañuelo no sólo ayudará a reducir el encrespamiento, sino que también evita los enredos y las roturas. ¡Lo usamos como accesorio tipo bandana durante el día!

¿Quién dice que reparar las puntas abiertas no debería ser un poco divertido?

La prevención es la clave

En realidad, el trabajo debe comenzar antes de que tus puntas empiecen a ver el daño, haciendo pequeños cambios como dormir sobre fundas de seda y trabajar desde la base del cabello hacia arriba para eliminar cualquier enredo. ¡Hay que tener mucho cuidado al desenredar el pelo!

Te instamos también a que incorpores una mascarilla hidratante y reparadora a tu régimen todas las semanas, centrándote en los extremos frente al cuero cabelludo, independientemente de si tu cabello está en perfectas condiciones o no.

En definitiva, se trata de hacer los cambios necesarios y de dedicar tiempo a tus cabellos en lugar de confiar en soluciones rápidas. La única forma real de reducir las puntas abiertas una vez que se han desarrollado es cortarlas, y hasta entonces, trata tu cabello de la misma forma que cuidas tu piel.

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis por compras superiores a 70€

(Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.