fbpx

Colágeno: Conoce esta proteína tan beneficiosa para tu piel

colageno

El colágeno es probablemente uno de los términos más utilizados en el mundo del cuidado de la piel. Desde la hidratación, hasta la prevención del envejecimiento, el colágeno siempre parece encontrar su lugar como uno de los factores más importantes para la salud de la piel.

Pero, ¿por qué? ¿Por qué tantos productos para el cuidado de la piel, e incluso remedios caseros, presumen de contener colágeno o de aumentar su producción? Para llegar a la raíz de la cuestión y responder por qué esta molécula es tan importante para la salud de tu piel, tenemos que empezar por lo básico.

¿Qué es el colágeno?

En pocas palabras, el colágeno es una de las proteínas más abundantes de nuestro cuerpo.

Pero ¿dónde se encuentra y qué tipo de funciones desempeña? Dado que el colágeno constituye un tercio de la composición proteica de nuestro cuerpo, decir que es una proteína muy importante sería quedarnos cortos. Más bien, es un compuesto crucial.

Esta proteína es lo que nos mantiene en forma y hace que nos movamos. El colágeno se encarga de construir nuestros huesos, tendones, músculos, ligamentos, piel e incluso vasos sanguíneos, así como dientes y partes del ojo.

Además, también se encarga de lubricar nuestras articulaciones, ayudar a la coagulación de la sangre y, por último, pero no por ello menos importante, mantener nuestra piel sana, joven y elástica.

Básicamente, está en casi todo nuestro organismo. Una buena analogía es pensar en el colágeno como un «pegamento natural» que mantiene unidos los tejidos del cuerpo. La propia palabra tiene sus raíces en el griego antiguo: colágeno se inspira en «kólla», que significa pegamento.

¿Cuántos tipos de colágeno existen?

Te sorprenderá saber que existen dieciséis tipos de colágeno diferentes. Pero, la mayoría de ellos son irrelevantes para la salud de nuestra piel. Así que vamos a centrarnos en los tipos que están dentro de nuestro cuerpo.

Se suelen calificar como Colágeno Tipo I, Tipo II, Tipo III y Tipo IV. Ahora vamos a explicar lo que hace cada uno de ellos:

Colágeno Tipo I

Este tipo es, con mucho, el más importante en nuestro cuerpo. Constituye el 90% de todo el colágeno que hay en nuestro interior, gracias a que es uno de los bloques de construcción de nuestros órganos estructurales.

Proporciona soporte y estructura a nuestros huesos, dientes, cartílagos, articulaciones, tendones, tejidos conectivos, piel y otros cartílagos fibrosos.

Colágeno Tipo II

Básicamente, actúa como soporte del Tipo I, amortiguando y lubricando las articulaciones y creando la estructura del cartílago elástico. Cuando se pone bajo el microscopio, se asemeja a fibras sueltas, al contrario que el Tipo I, que tiene una estructura más compacta y condensada.

Colágeno Tipo III

Actúa como estructura de soporte en los tejidos de los órganos, los músculos e incluso las arterias. Si te fijas, las categorías de colágeno van de mayor a menor.

Colágeno Tipo IV

El cuarto y último tipo de colágeno es el que realmente nos interesa hoy. El Tipo IV se encarga de filtrar sustancias del cuerpo y proporcionar estructura a la piel.

Es el colágeno que tu piel contiene y necesita. Y es el que tienen los cosméticos y productos para el cuidado de la piel, como nuestra Crema Colágeno de Nezeni.

Está claro que necesitamos colágeno, pero, ¿por qué?

Si ya tenemos colágeno, ¿por qué lo necesitamos?

Se podría pensar que como ya producimos y tenemos colágeno natural en nuestro organismo, no es necesario incorporar más de forma externa.

Pero la triste realidad es que, aunque nuestro cuerpo produce la mayor parte de lo que necesitamos para vivir y estar sanos, poco a poco va perdiendo esa capacidad con el paso del tiempo.

Se ha comprobado que, a partir de los 30 años, las funciones de mantenimiento de nuestro cuerpo -y de nuestra piel- van en un lento declive.

Nuestro cuerpo alcanza su máxima eficiencia durante la adolescencia y los primeros años de la veintena, pero una vez que llegamos a los 30, todo se ralentiza.

En resumen, estos procesos de envejecimiento hacen que nuestro cuerpo sea más lento en la producción de elastina, ceramidas y, por supuesto, del preciado colágeno.

En realidad ¡es por esto por lo que envejecemos! Por lo que nuestra piel se vuelve más áspera, más seca, más rugosa y arrugada con el paso del tiempo.

Aunque tu alimentación sea la más saludable, o hagas un montón de ejercicio, tu cuerpo simplemente no funcionará al 100% de eficiencia para siempre.

Y cuanto más vivimos, más daño y estrés acumula, y más lento es todo. Esto se debe a que el ADN de las propias células experimenta todo tipo de daños debido a todo el estrés oxidativo de los radicales libres. Para mitigarlo, nuestro cuerpo necesita un suministro constante de antioxidantes.

Todo esto significa que tu piel envejecerá inevitablemente, independientemente de que tu cuerpo produzca colágeno. También significa que necesitarás ese colágeno extra proveniente de los cosméticos, o inducido a través de procedimientos de cuidado de la piel.

Así que sí. Necesitamos colágeno extra, incluso si nuestro cuerpo lo tiene o lo produce.

¿Cómo aumentar la producción de colágeno?

Mediante los cosméticos

cosmetico colageno

Dado que nuestro cuerpo ya produce colágeno por sí mismo, es lógico que queramos intentar aumentar nuestra capacidad de producción de esta proteína. Y, es más fácil de lo que piensas.

Basta con escoger el cosmético adecuado. En el cuidado de la piel, el colágeno se utiliza a menudo en cremas y contornos de ojos, principalmente para rejuvenecer la dermis y reducir la aparición de líneas, arrugas, manchas y otros signos de envejecimiento.

Nuestra Crema Colágeno Nutritiva elaborado con una gran proporción de colágeno hidrolizado es lo que tu cutis necesita para lucir espectacular. Hidrata, protege, está lleno de antioxidantes, y por si fuera poco, también incluye silicio, un mineral imprescindible en la estructura de la dermis.

Mediante la alimentación

El metabolismo del colágeno no es tan complejo. Cada tipo de colágeno comienza como una sustancia conocida como «procolágeno». El procolágeno, o protocolágeno -lo que precede al colágeno- se sintetiza dentro de nuestro cuerpo mediante la fusión de dos aminoácidos diferentes: prolina y glicina.

Sin embargo, para que este proceso se produzca, nuestro cuerpo necesita tener almacenada mucha vitamina C y algo de cobre.

Para obtener suficiente vitamina C, debes incluir los siguientes alimentos en tu dieta: cítricos como limones y naranjas, fresas, pimientos y otras frutas y verduras. Si también quieres abastecerte de prolina, debes consumir una cantidad suficiente de: claras de huevo, lácteos, coles, espárragos, setas, germen de trigo, etc.

En cuanto a cargar tu cuerpo con la glicina necesaria, se puede encontrar en grandes cantidades en la gelatina, la piel de pollo, la piel de cerdo y otros alimentos ricos en proteínas. Por último, para asegurarte de que tu cuerpo tiene suficiente cobre, será conveniente que introduzcas en tu dieta más carnes de órganos -como riñones, corazones, hígados, etc.-. Además, el cacao en polvo, las semillas de sésamo, las lentejas y los anacardos también contienen algo de cobre.

Pero espera, eso no es todo. Sabemos que el colágeno es una proteína. Y las proteínas, por si no lo sabías, están formadas por moléculas más pequeñas llamadas aminoácidos. Así que también vas a necesitar una gran cantidad de aminoácidos.

Son precisamente los aminoácidos los que constituyen la «masa» de este proceso de creación del colágeno. Y para tener un suministro saludable de aminoácidos, debes comer más carne, lácteos, mariscos, aves de corral -y tofu, para aquellos que siguen el estilo de vida vegano-.

Así pues, recapitulemos. Para ayudar a tu cuerpo a producir más colágeno de forma natural, debes asegurarte de que recibe una cantidad suficiente de todos los nutrientes que producen colágeno. Estos nutrientes crean una sustancia llamada procolágeno, que luego se transforma fácilmente en cualquiera de los 4 tipos de colágeno «adecuado».

comida colageno

Fuentes naturales directas de colágeno

En realidad, el colágeno ya se encuentra en su forma completa en muchos alimentos y nutrientes. Sin embargo, aunque el colágeno consumido esté en su forma final, nuestro cuerpo lo descompone en aminoácidos y proteínas y luego lo ensambla de nuevo.

Por lo tanto, aunque el consumo de colágeno no hace que sea utilizado automáticamente por nuestro cuerpo, de alguna manera acelera el proceso porque se salta las fases que describimos anteriormente.

Por lo tanto, al consumir alimentos ricos en colágeno, es como tomar un atajo y acelerar la producción natural de esta proteína.

Lógicamente, los alimentos que contienen colágeno ya preparado son de origen animal: los tejidos conectivos -como por ejemplo la piel de pollo o de cerdo-, la gelatina, el cartílago, las espinas de pescado, las aletas de tiburón, etc.

Una fuente especialmente rica e históricamente popular es el caldo de huesos. Como su nombre indica, los caldos de huesos se elaboran hirviendo los huesos de animales, normalmente pollos. Los huesos se rompen y se derriten gradualmente, revelando todo el colágeno bueno y gelatinoso que hay en su interior.

Otra gran fuente es la gelatina. La gelatina es, en definitiva, colágeno hervido o cocido, y es súper rica en los aminoácidos necesarios para su producción. No es de extrañar que sea tan recomendada.

Mediante la suplementación

suplementacion colageno

Pero, ¿qué ocurre si tu consumo de alimentos y nutrientes productores de colágeno no es suficiente? Bueno, entonces parece que te vendría bien un suplemento de colágeno.

El más popular es el colágeno hidrolizado. Al estar hidrolizado, el tamaño de las moléculas de proteína son más pequeñas, convirtiéndose en péptidos, que son más fáciles de utilizar por el cuerpo. El colágeno hidrolizado es inodoro, incoloro y puede añadirse a casi todo.

Los suplementos de colágeno tienen muchos beneficios. Puede aumentar la masa muscular y se utiliza como ayuda terapéutica para las personas que sufren de dolor en las articulaciones, artritis y osteoartritis.

Puede reducir el dolor, lubricar las articulaciones y hacer que los movimientos sean más fáciles y suaves, y puede mejorar el aspecto y la elasticidad de la piel.

Los efectos secundarios de los suplementos

Dado que el colágeno se produce y se utiliza en nuestro cuerpo, su uso es seguro. Sin embargo, si tomas demasiados suplementos de colágeno, puedes experimentar un sabor desagradable que persiste incluso después de beber y comer; y en raras ocasiones, acidez o sensación de pesadez.

Y si eres alérgico a la fuente de colágeno, también puedes tener una reacción alérgica al suplemento de colágeno. Si tienes alguna alergia, asegúrate siempre de que no coincida con la fuente del suplemento que pretendes utilizar.

Como hemos dicho, nuestro cuerpo pierde gradualmente su capacidad no sólo de producir colágeno, sino también de utilizarlo. Vamos a abordar lo que puede reducir, e incluso anular, nuestra producción de esta proteína.

¿Qué daña el colágeno?

Puedes atiborrarte de proteína vegetal o animal de calidad, tener una sobreabundancia de aminoácidos, vitamina C, cobre, prolina y glicina y, sin embargo, puede que no veas todos los efectos beneficiosos del colágeno.

Entonces, ¿qué ocurre? Bueno, lo más probable es que, independientemente de la cantidad de colágeno que cree tu cuerpo, éste se destruya o se agote antes.

Además, recuerda que nuestro cuerpo es un poco lento cuando se trata de mantenerse a sí mismo, y esto es especialmente cierto para nuestra piel.

Su principal proceso de regeneración se llama descamación, y tarda aproximadamente un mes entero. Por lo tanto, las células cutáneas necesitan un mes entero para eliminar el colágeno agotado o destruido, hacer espacio para el nuevo, y luego, necesita tiempo para que este nuevo colágeno crezca y se integre en la piel.

Y durante todo ese tiempo, el nuevo colágeno es bombardeado por los dañinos rayos UV del sol, los contaminantes ambientales, el polvo microscópico, los irritantes, los alérgenos, las lesiones, las toxinas de hábitos como el tabaquismo, el alcohol, los alimentos procesados, la comida rápida, y así sucesivamente.

La lista de lo que destruye el colágeno es realmente larga. Así que vamos a acortarla indicando solamente los peores:

Azúcares e hidratos de carbono refinados

Demasiado azúcar -especialmente del blanco- obstaculiza la capacidad del cuerpo para repararse con nuevo colágeno. Para evitar esto, por supuesto, tienes que evitar por completo el consumo de azúcar o de hidratos de carbono refinados o, minimizarlo todo lo posible.

Recuerda que tu piel necesita tiempo. Incluso si dejas el azúcar mañana, no verás los efectos en tu piel hasta dentro de -por lo menos- un mes, hasta que se complete el proceso de regeneración.

Y a veces, pueden pasar varios ciclos hasta que la piel se rejuvenezca por completo. La paciencia es la clave, pero puedes empezar a minimizar el azúcar hoy mismo.

Demasiada luz solar

rayos sol

¿Quién lo diría? Tomar el sol es estupendo, pero si te pasas, tu piel se resentirá. La luz solar, con todos sus beneficios, contiene rayos que entran en el espectro UV, y éstos básicamente irradian nuestra piel.

El sol acelera nuestro proceso natural de descamación y empuja a nuestro cuerpo a producir más colágeno, pero la cuestión es que, tan pronto como ese colágeno se pone en marcha, los rayos UV hacen que envejezca más rápido y se rompa.

Así que, si quieres que tu colágeno -y con él, la regeneración de tu piel- se produzca más rápida y eficazmente, evita pasar demasiado tiempo al sol, especialmente cuando es intenso.

Como alternativa, por supuesto, puedes utilizar un protector solar de alta calidad con un factor SPF elevado para protegerte completamente, como el Gel Solar Facial SPF 50+ de Nezeni, que además cuenta con protección UVA y UVB.

Fumar

Cuando se trata de colágeno, fumar es el mayor enemigo. Además de que la nicotina altera el metabolismo y el alquitrán ralentiza la circulación sanguínea, el humo del cigarrillo libera un montón de sustancias químicas irritantes y tóxicas.

Muchos de ellos son radicales libres que pueden entrar en las células y dañar el ADN. Eso, a su vez, hace que las células envejezcan al estropear sus sistemas de reparación. Puedes imaginar fácilmente cómo esto dificulta la producción de colágeno y su implantación en el cuerpo.

Por último, el humo, las partículas microscópicas de alquitrán y los productos químicos tóxicos se adhieren a la superficie de tu piel, obstruyendo tus poros y haciendo que tu tez se engrase demasiado y se reseque a su vez. Así que si quieres maximizar los beneficios de tu colágeno, deberías dejar de fumar. O, en su lugar, prueba a vapear.

Esos son los tres factores principales que agotan y dañan el colágeno con mayor frecuencia. Además, las lesiones, un estilo de vida poco saludable, la falta de higiene y algunos trastornos autoinmunes como el lupus también contribuyen a dañar y agotar la proteína.

En resumen, el colágeno es esencial para lucir una piel sana, elástica y de aspecto joven. Así que si quieres potenciarlo, utiliza un cosmético especializado, ajusta tu dieta y desecha los hábitos poco saludables.

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis por compras superiores a 70€

(Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.