Efecto Cocktail / Combinado en Cosmética un problema real

Hoy en día, comprar y utilizar cosméticos es algo que hacemos a diario, pero lo que puede parecer un acto de amor hacia nuestra piel, se puede convertir en todo lo contrario si obviamos su lista de ingredientes y por ende, las sustancias que penetrarán en nuestra dermis.

Si hasta día de hoy no te habías parado a leer las formulaciones de esos productos que usas cada día, no pasa nada, pero ¡es el momento de cambiarlo!, debemos tomar conciencia de lo que usamos para así poder llegar a tener una rutina realmente buena y sobre todo respetuosa (lo más importante), evitando el peligroso efecto cóctel que produce tanta controversia en la piel con el paso del tiempo.

En este caso, debemos evitar una serie de ingredientes que no son adecuados para tratar la piel, sin embargo hoy nos vamos a centrar en el grupo más importante de todos, los disruptores endocrinos.

Veamos qué son y qué pueden provocar en nuestra piel, además de cómo evitarlos y conseguir alcanzar la máxima salud dérmica utilizando buenos productos y por lo tanto librarnos del efecto combinado que es realmente lo que nos interesa en el artículo de hoy.

¿Qué son los disruptores endocrinos?

Se trata de sustancias químicas similares a las hormonas de nuestro organismo, es por ello que por sí solos no tienen porqué resultar muy dañinos una vez que estamos en la edad adulta, sin embargo, es crucial controlar su presencia en determinadas etapas de la vida donde puede desarrollar multitud de efectos secundarios como por ejemplo en los fetos durante el embarazo o incluso en la lactancia, infancia y adolescencia.

Su uso afecta principalmente a los receptores de hormonas sexuales naturales (estrógeno en la mujer y andrógeno en el hombre), a las glándulas tiroideas y en general a cualquier desarrollo hormonal que tenga cabida en nuestro cuerpo, es por ello que pueden alterar significativamente a estos procesos.

En este caso, podemos decir que estas sustancias son capaces de dañar cualquier proceso hormonal, ya sea de desarrollo y funcionamiento de los órganos reproductivos o de control de los tejidos y órganos que afectan al metabolismo.

El problema de utilizarlos en nuestra piel, es que éstos tienen la capacidad de penetrar hasta el interior de nuestro organismo y es ahí donde producirá todos los problemas relaciones, entre las afecciones que puede causar, destacan algunas muy relacionadas como son las siguientes:

  • Lo hombres suelen tener una menor cantidad de espermas y además, una calidad mucho más inferior, dificultando notoriamente a la fertilidad.
  • Cáncer relacionado con funciones y alteraciones hormonales (mama, próstata, etc).
  • La llegada temprana de la pubertad y con ello los problemas de comportamiento en esta etapa.
  • Alteraciones en las glándulas tiroideas.
  • Alteración del feto, modificando los genes y aumentando las posibilidades de padecer trastorno del espectro autista.

Aún así, el problema más relevante no son los disruptores endocrinos por sí solos, sino la combinación de varios de ellos, la acumulación en nuestra piel o lo que es lo mismo, el efecto combinado o efecto cóctel.

¿Dónde se encuentran principalmente en cosmética?

Muchas personas se preguntan cómo poder reconocerlos para así evitarlos a toda costa y beneficiar enormemente a la salud de la piel, así que veamos como identificar los más frecuentes:

Los conservantes de los cosméticos son el problema principal, es por ello que en Nezeni utilizamos niveles muy bajos de conservantes y los presentes no suponen peligro para la salud, siendo esto un pilar inquebrantable en la filosofía de la marca.

Además, también podemos encontrarlos en los filtros UV, en tintes, acondicionadores, etc, pueden encontrarse en multitud de productos sin importar el objetivo de éste, ¿no resulta contradictorio utilizar un cosmético para cuidar de la piel mientras éste contiene una larga o corta lista de disruptores endocrinos?

Algunos ejemplos en los INCIS son los siguientes:

  • Methylparaben, Propylparaben, Ethylparaben, Butylparaben, 4-Methylbenzylidene Camphor, 3-Benzylidene Camphor, Butylhydroxyanisol (BHA), Boric Acid, etc.

Si encuentras algunas de estas palabras (aunque hay muchos más) en el INCI del producto que tienes en las manos, lo mejor que puedes hacer por ti es dejarlo donde estaba y buscar otra opción mejor.

Nosotros siempre recomendamos que los usuarios pregunten o se informen bien sobre los ingredientes de cada producto y además, si sigue quedando alguna duda, preguntar directamente a la marca por estas sustancias dañinas, esa será la forma más efectiva de estar seguros al 100%.

Este tipo de ingredientes se lleva estudiando desde hace muchos años, ya que tras estudios en vivo con animales, cosa que rechazamos de manera rotunda, se han descubierto que resultan dañinos para la salud.

Estos estudios se hicieron hace años, ya que la ley prohibió el testeo en animales el 11 de marzo de 2013, de forma que hoy en día hay muchas otras alternativas para comprobar dicha toxicidad.

Efecto combinado o cocktail, el gran problema

Como ya hemos visto, el problema real de estas sustancias no es utilizarlas por si solas (aunque no son buenas de ninguna manera), el problema viene cuando se acumulan en nuestra piel, es decir, cuando utilizamos un limpiador, un tónico, un sérum y una crema hidratante con disruptores endocrinos cada uno de ellos, durante cada día o incluso dos veces al día.

En este caso la enorme cantidad de sustancias químicas dañinas que absorberá nuestra piel y que pasarán a acumularse en el organismo será enorme, dando lugar así a efectos secundarios que si bien a corto plazo no serán perceptibles, a largo plazo serán muy peligrosos.

Se conoce, como ya vimos al principio que durante el embarazo altera la formación de genes involucrado en el trastorno del espectro autista, así como también puede interferir y aumentar las posibilidades de discapacidad intelectual, además de otros muchos problemas.

El problema en este caso, es que hay valores límites en productos individuales, es decir, ponen un tope en cuanto a presencia de cada disruptor en un solo producto, sin embargo no se tiene en cuenta el uso de varios productos y la acumulación de estas sustancias en la piel, por lo que no hay nada que limite su uso.

No olvides que el verdadero problema aparece cuando combinamos y usamos diariamente en nuestra piel productos repletos de este tipo de ingredientes.

Desde Nezeni somos completamente conscientes del daño que esto puede provocar en los usuarios y rechazamos el uso de este tipo de sustancias, es por ello que luchamos cada día para conseguir que nuestros productos sean cada vez más respetuosos con la piel a corto y largo plazo.

Para conseguir algo así, utilizamos niveles mínimos de conservantes, además de evitar el uso de otras sustancias que pueden resultar tóxicas para la dermis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.