¿Qué es la barrera cutánea y por qué es importante?

barrera piel

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, ya que representa alrededor de una séptima parte, es decir, casi el 15 por ciento del peso total del cuerpo. Es lo que separa tu delicado interior del duro mundo exterior, lo que la convierte en uno de los órganos más importantes que tenemos.

La piel está compuesta por una amplia y compleja red de células, proteínas, ceramidas y lípidos, pero podría decirse que el componente más importante de todos es la barrera cutánea.

Si eres fan de Nezeni, sin duda nos has oído hablar de la barrera cutánea en algún momento; más que nada, la barrera cutánea es lo que hace que tu cutis tenga un aspecto -y una sensación- saludable. Mantenerla nutrida e hidratada para que pueda hacer bien su trabajo es esencial para lucir una tez fresca y de aspecto radiante.

A continuación, hemos elaborado una guía completa para el cuidado de este sistema vital. Aprenderás de qué está hecha la barrera cutánea, cuál es su función y qué puedes hacer para mantenerla sana y fuerte.

Además, te recomendaremos los mejores productos de Nezeni para que tu piel tenga el mejor aspecto posible. No te pierdas este curso intensivo sobre la barrera cutánea.

¿Qué es la barrera cutánea?

Para entender lo que hace la barrera cutánea, necesitas saber cómo está estructurada la piel. Probablemente hayas oído que la piel está formada por tres capas individuales. Eso no es del todo cierto: aunque hay tres capas principales, cada una tiene varias subcapas, la mayoría de las cuales realizan funciones únicas y especializadas -es increíblemente compleja-.

Sin embargo, en este artículo nos ceñiremos a las tres capas principales: La capa superior –epidermis-, la capa media –dermis– y la capa inferior –hipodermis-.

La parte más externa de la epidermis es el estrato córneo, o la barrera de la piel. Los científicos suelen comparar la estructura del estrato córneo con un muro de ladrillos. En esta analogía, las células son los ladrillos. Todo lo demás -incluida la barrera cutánea- es la argamasa que lo mantiene todo unido.

Esta argamasa contiene nutrientes esenciales, como el colesterol, las ceramidas y los ácidos grasos. En conjunto, estos compuestos se conocen como el “factor de hidratación natural” de la piel, porque ayudan a mantener las capas más profundas hidratadas y nutridas.

Crean una tez fuerte, hidratada y suave. Mantiene dentro los humectantes naturales y evita que entren las bacterias y las sustancias químicas del medio ambiente.

A partir de los 40 años, la cantidad de colesterol, ceramidas y ácidos grasos disminuye significativamente, por eso somos más propensos a tener el cutis seco a medida que envejecemos.

El manto ácido

La barrera cutánea se compone de una pieza clave llamada manto ácido. Se trata de una película muy fina y ligeramente ácida en la superficie de la piel -formada por aceites naturales, aminoácidos y sudor- que ayuda a protegerla de las bacterias, los virus y otros posibles contaminantes.

El manto ácido desempeña un papel muy importante en la protección de la barrera cutánea frente a las amenazas externas, al trabajar con ingredientes naturales de la piel como las ceramidas, el colesterol, las enzimas, el sudor e incluso el propio aceite de nuestra epidermis.

Pero cuando está desequilibrado, pueden surgir enfermedades de la piel como la sequedad, el acné, la inflamación, los poros dilatados y la grasa. Como es un elemento tan importante de la barrera cutánea, te hablamos más ampliamente del manto ácido en este post.

manto acido piel

¿Cuál es la función de la barrera cutánea?

No tiene una, sino varias funciones, muchas de las cuales son vitales para la salud en general. De todas ellas, los expertos coinciden en que tiene tres funciones esenciales:

  1. Proteger el cuerpo de los factores de estrés que vienen del exterior, como la contaminación y la radiación UV.
  2. Retener el agua para mantener el cuerpo y la tez hidratados.
  3. Transportar los nutrientes vitales a la piel.

En conjunto, estos factores combinados son responsables de mantener la homeostasis, es decir, de mantener equilibrados los distintos sistemas del cuerpo.

La barrera cutánea es también lo que va a determinar el aspecto saludable y uniforme de la piel. Si funciona correctamente, cumple con su papel de retener el agua para mantener la piel hidratada, suave y elástica. También se defiende de las agresiones ambientales, como la contaminación, y es menos propensa a la sensibilidad y la irritación.

Por otro lado, si la barrera cutánea está dañada y no funciona como debería, la tez será vulnerable a los daños. Será más propensa a la deshidratación, o a la pérdida de agua transepidérmica, lo que provocará un aspecto apagado y seco.

Cuando está reseca se vuelve más permeable a los irritantes y alérgenos. Una vez que los irritantes y alérgenos penetran en la epidermis, pueden desencadenar una inflamación.

También será menos capaz de defenderse de los agresores perjudiciales, como los radicales libres, que pueden provocar signos como decoloración, laxitud y arrugas prematuras. De hecho, los expertos calculan que las influencias ambientales son responsables de hasta el 97 por ciento del envejecimiento visible de la piel.

En otras palabras, es casi seguro que cualquier problema cutáneo que puedas tener se deba, al menos en parte, a un mal funcionamiento de la barrera cutánea.

¿Qué deteriora la barrera cutánea?

Sería casi imposible enumerar todas las potenciales causas de deterioro de la barrera cutánea -y del manto ácido-; todo, desde la composición genética hasta el estilo de vida, puede afectar a la salud de la barrera de la piel.

Los factores más significativos que pueden dañar la función de la barrera son los que probablemente ya conozcas, como la radiación UV, el tabaquismo y la exposición crónica a la contaminación.

Los daños físicos, como los que se producen al exfoliarse o limpiarse en exceso, utilizar productos agresivos, como disolventes, detergentes, perfumes y sustancias químicas irritantes, o utilizar agua muy caliente también pueden afectar a la salud de la barrera cutánea.

Al igual que los factores relacionados con el estilo de vida, como los niveles de estrés y las horas de sueño. Piénsalo así: Cualquier factor de estrés interno o externo que provoque cambios visibles en la piel puede alterar o dañar la barrera cutánea.

Cómo mantener sana la barrera de la piel: Tu rutina de 5 pasos

Ahora que ya sabes qué es la barrera cutánea y cómo funciona, podemos pasar a lo divertido: En concreto, el cuidado de la piel. Aunque el cuidado de la piel por sí solo no previene el daño de la barrera, la rutina correcta puede tener un impacto dramático en la textura, la resistencia y la apariencia general de tu cutis.

Sigue leyendo para conocer una rutina completa de cinco pasos diseñada para mantener la barrera de tu piel fuerte y saludable.

Paso 1: Utiliza un limpiador adecuado para eliminar las impurezas

El primer paso para conseguir una barrera cutánea saludable es la limpieza. Lavarse la cara ayuda a eliminar la suciedad, la grasa y los contaminantes que se acumulan en la tez a lo largo del día y ayuda a evitar que dañen la barrera cutánea. Pero igual de importante es la limpieza como el limpiador que se utiliza.

Este debe ser suave y mantener equilibrado el pH natural de la piel -entre 4,7 y 5,75- para no alterar el manto ácido. Nuestra gama completa de limpiadores es perfecta para eliminar todo rastro de impurezas sin agredir el cutis.

En especial te recomendamos el Aceite Limpiador Facial. Este producto básico de Nezeni contiene más de 7 aceites naturales -girasol, sésamo, semilla de uva, almendras dulces, jojoba, soja, y escualeno derivado del olivo- para ayudar a limpiar el rostro sin eliminar su humedad esencial, calmando el picor y la irritación.

aceite limpiador nezeni

Su fórmula ultrasuave tiene un pH equilibrado -entre 4,5 y 5,5- y está formulado de forma exclusiva para ser adecuada para todo tipo de pieles, incluso las sensibles.

Aplica una pequeña cantidad de este suave limpiador en las manos limpias y masajea el rostro con movimientos circulares con ayuda de las yemas de los dedos para emulsionar. A continuación, aclara con agua tibia -el agua demasiado caliente puede despojar la tez de sus aceites naturales, por lo que no es una buena manera de empezar tu rutina-.

Recuerda que también disponemos de otros limpiadores eficaces y respetuosos con el cutis en diferentes texturas, como la leche limpiadora, el agua micelar o el limpiador bifásico, así como un producto de limpieza para las pieles acneicas.

Paso 2: Calma la piel con un tónico

A continuación, aplica un tónico suave y sin alcohol, como el Purifying Water 20+. Es una fórmula natural muy suave que ayuda a eliminar cualquier resto de suciedad, grasa o residuo de limpiador sin resecar la tez. Este tónico refrescante está repleto de ácido hialurónico para ayudar a hidratar y refrescar la piel después de la limpieza y prepararla para el resto de la rutina de cuidado facial.

tonico purifying nezeni

Sin duda, es la mejor opción para todo tipo de pieles hasta los 50. A partir de esta edad te recomendamos algo más específico, como nuestro tónico Defending Water 50+, especialmente creado para el cuidado y la calma de los cutis maduros.

Para utilizar cualquiera de ellos, rocíalos sobre el rostro directamente, o aplícalos sobre la mano, frota con la otra y deposítalos suavemente sobre todo el rostro. Deja que la fórmula se absorba en tu tez durante un momento antes de continuar con el siguiente paso.

Paso 3: Aplicar un serum protector

Después de limpiar y tonificar el rostro, aplica un serum antioxidante, como el Vit-C Serum 15%. Esta fórmula concentrada está capitaneada por la vitamina C al 15%, pero también cuenta con otros potentes antioxidantes que ayudan a proteger la barrera cutánea de los factores de estrés internos y ambientales perjudiciales.

Serum Vitamina C 15

El ácido hialurónico también es protagonista, presente en tres pesos moleculares diferentes diseñadas para penetrar en las capas más profundas de la piel, y también quedarse en la superficie. Esta potente fórmula protege de los radicales libres, la polución y la luz azul.

Con su uso regular, también ayuda a mejorar el aspecto de una serie de problemas cutáneos, como las líneas de expresión y las arrugas, la falta de brillo, las manchas y la textura irregular de la piel. Aplica la fórmula de refuerzo de la barrera en el rostro y el cuello después de la limpieza para conseguir una tez más radiante y de aspecto más joven.

No es comedogénico y es adecuado para las pieles normales a grasas, ya que si tu tez está seca o es sensible es mejor que utilices nuestra versión Vit-C Serum 7,5%.

Paso 4: Fijar la hidratación

El serum por sí solo no es suficiente para mantener la barrera de la piel bien hidratada. Para una correcta hidratación, la crema hidratante es vital.

Por la mañana aplica dos pulsaciones de nuestra Crema Hidratante Día 30+ en el rostro y cuello. Esta crema facial cuenta con aloe vera, manteca de karité, vitamina E y escualeno para hidratar, calmar, impulsar la elasticidad cutánea e incluso estimular el sistema inmune.

Su fórmula única ha demostrado clínicamente que suaviza la piel seca sin dejar una sensación de pesadez o grasa. Está disponible en dos versiones tanto para pieles secas y sensibles, como para las que tienden a la grasa.

Por la noche, utiliza nuestra Crema Hidratante Noche 30+ ligeramente más nutritiva con ácido hialurónico, colágeno y elastina vegetales, betaína, aceite de jojoba y sésamo para reponer y nutrir tu piel mientras duermes. En sólo una noche, esta fórmula única ayuda a mejorar la elasticidad, la suavidad y a disminuir la apariencia de las líneas de expresión.

Con su uso continuado, ayuda a reafirmar y alisar la epidermis para conseguir un aspecto visiblemente más radiante y juvenil. Como todos nuestros productos, tienes a tu disposición la versión para pieles sensibles y secas y la de pieles normales a grasas.

Paso 5: Proteger la piel con FPS

Es el paso más importante para mantener tu piel físicamente sana y con un aspecto saludable: La protección solar. Sabemos que eres muy consciente de la importancia de protegernos del sol, pero lo vamos a repetir de todos modos.

Además de proteger tu tez contra las dolorosas quemaduras solares, la protección solar es fundamental para ayudar a reducir el riesgo de cáncer de piel. También es una de las armas más eficaces de tu arsenal de cuidado facial contra el envejecimiento, ya que los estudios demuestran que aproximadamente el 80 por ciento del envejecimiento de la piel se debe a la radiación UV del sol.

Para una protección duradera, aplica un protector solar de amplio espectro como último paso de tu rutina de cuidado de la piel todos los días -sí, incluso en invierno-. Recomendamos el Gel Solar Facial SPF 50+, que ofrece protección contra los rayos UVA y UVB.


gel solar nezeni

Su fórmula ligera también contiene antioxidantes, incluida la vitamina C y E, que ayudan a proteger contra otros factores de estrés ambiental, como la contaminación atmosférica. Esta fórmula natural no es comedogénica y es apta para todo tipo de pieles. Asegúrate de aplicarte el protector solar generosamente por todo el rostro, y sigue otras pautas de protección solar como evitar la luz solar directa entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.

En definitiva, una barrera cutánea sana es vital para tu salud. Y el uso de los productos adecuados -incluido el FPS- la mantendrá en plena forma para que no tengas que sufrir los efectos secundarios en el futuro.

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis* por compras superiores a 70€

(*Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.