fbpx

Aloe vera: el ingrediente perfecto para tratar el acné

aloe vera acne

El aloe vera es un ingrediente natural que se ha utilizado para múltiples propósitos desde la antigüedad, desde la aceleración en la curación de las heridas, hasta el alivio de las quemaduras solares, pero hoy vamos a centrarnos en sus propiedades para tratar el acné.

Pero además de hacer milagros con la piel quemada, el aloe vera es conocido por ser una de las mejores plantas para la piel, ya que contiene 75 componentes activos, entre ellos vitaminas, enzimas, minerales y ácidos grasos que ayudan a combatir el daño de los radicales libres y a mejorar el cutis en general.

Las investigaciones demuestran que la planta tiene propiedades curativas, antiinflamatorias, hidratantes, antienvejecimiento y antisépticas. Y precisamente son estas cualidades por las que la sábila es tan eficaz para tratar el acné y todas sus secuelas.

¿Qué puede hacer el aloe vera en las pieles con acné?

A la hora de examinar varios ingredientes y productos como posibles tratamientos para el acné, es importante tener en cuenta en primer lugar las causas que lo provocan.

Los tratamientos pueden ser eficaces hasta cierto punto, pero a menos que determines la causa de tu problema, existe la posibilidad de que los brotes continúen.

Con esto presente, si tienes tendencia a la irritación y la inflamación cutánea, o si tienes una piel acnéica o propensa a los brotes, el aloe vera es un ingrediente que deberías incorporar a tu rutina diaria sin dudarlo.

¿Por qué? Por todas sus beneficiosas propiedades.

El aloe vera es una fuente natural de ácidos salicílicos, que pueden ayudar con los brotes de puntos negros y espinillas. Un estudio demostró que el gel tópico de aloe vera, en combinación con un medicamento tópico para el acné -la tretinoína-, era significativamente más eficaz en el tratamiento del acné inflamatorio y no inflamatorio que el medicamento por sí solo. 

Pero tiene más beneficios: Contiene vitamina A y vitamina C, que son poderosos antioxidantes altamente reparadores y beneficiosos para la dermis. Además de aportar un notable efecto calmante, por lo que es útil para aliviar la inflamación y las zonas más sensibles y reactivas del rostro.

¿Se puede pedir más? Sí, todos estos beneficios adicionales que dejarán tu dermis como la porcelana:

aloe vera

Es antibacteriano

Si tenemos en cuenta que gran parte de los granos y las espinillas que salen son resultado de la acción de las bacterias, esta propiedad nos viene como anillo al dedo.

Y todo es gracias a las antraquinonas, un compuesto que se encuentra en la sábila y que tiene efectos antibacterianos y antivirales.

Además, los ácidos grasos y las enzimas presentes en el gel ayudan a reducir la inflamación.

Aporta una gran hidratación

El gel de aloe vera es increíblemente hidratante, tanto para la piel, como para el cabello y el cuero cabelludo. Y todos sabemos que la sequedad no beneficia en nada a las pieles acnéicas. Al contrario. Si la dermis nota que está reseca, actuará generando más grasa en sus glándulas sebáceas. ¡Y esto es algo que no queremos en absoluto!

Las hojas de sábila, sobre todo la capa más interna, tienen agua en abundancia, por lo que ayuda a hidratar la piel y a sellar la humedad.

Los azúcares que contiene, también conocidos como mucopolisacáridos, también son de ayuda para retener la humedad en la piel y que no se evapore. 

Ayuda a desvanecer las manchas oscuras

Si has sufrido de acné, seguro que estás familiarizado con las manchas que deja a su paso. Esta hiperpigmentación se puede reducir gracias a un compuesto llamado aloesina, que se encuentra en la planta de aloe vera.

Según un estudio, cuando se aplica cuatro veces al día durante 15 días, la aloesina resultó ser eficaz en el tratamiento de la hiperpigmentación inducida por los rayos UV y después del acné.

4 formas de tratar el acné con aloe vera

Una de las mejores partes del uso de la sábila para el acné es que hay múltiples maneras de añadir este ingrediente a tu rutina diaria para conseguir una piel sana y brillante.

No todos los métodos funcionan para todo el mundo, pero afortunadamente, la sábila es versátil. Para empezar, aquí están algunas de nuestras formas favoritas de usarlo desde ya.

Aplicarlo directamente sobre el cutis

Si te gusta la jardinería, cultivar tu propia planta de aloe vera es una opción. Entonces, todo lo que tienes que hacer es abrir las hojas y sacar el gel fresco. Ten en cuenta que las hojas más externas de la planta son las más antiguas, lo que significa que son las más ricas en nutrientes y las mejores para utilizar.

Cuando elijas una hoja, asegúrate de que no tenga moho ni esté dañada, y luego córtala cerca del tallo con un cuchillo limpio o unas tijeras. Lava y seca las hojas, retira las espinas afiladas y pela con cuidado la piel para dejar al descubierto el gel.

Corta las láminas de aloe vera en cubos o licúa el gel. Utilízalo inmediatamente aplicando el gel fresco directamente sobre la piel del rostro o del cuerpo.

Consejo: Guarda el gel en el frigorífico para conseguir un efecto refrescante y calmante adicional en la tez.

¿Buscas una alternativa más sencilla? Utiliza un cosmético rico en este activo. Nuestra Crema Hidratante Aloe Vera está repleta de gel de sábila -es el primer ingrediente en el INCI-, junto con otros activos hidratantes naturales y de calidad que te ayudarán a mejorar tu cutis.

crema aloe vera nezeni

Podrás conseguir una dermis más hidratada y sana simplemente pulsando el dispensador. Su textura es mucho más agradable y ligera que la del gel, pero te beneficiarás de todas sus propiedades antiacné.

Utilizarlo como desmaquillante

¿Buscas un desmaquillante natural? Dale una oportunidad al aloe vera. Sus propiedades hidratantes permiten que el maquillaje se desprenda con rapidez y suavidad. ¡Perfecto para todo tipo de pieles!

Y si no lo crees, prueba nuestra Agua Micelar Todo en 1, con una alta concentración de gel de aloe vera para eliminar la suciedad, las impurezas y destapar los poros, todo ello sin resecar ni generar tirantez. Además, incluye el poder de las micelas para retirar cualquier resto de maquillaje.

En forma de mascarilla

El uso de una mascarilla facial es una de nuestras formas favoritas de dar a la piel un cuidado extra, ya que es la manera perfecta de tratar tu cutis con un tratamiento facial tipo spa sin salir de casa.

Existen muchos tipos diferentes en el mercado, como las mascarillas de sábana, las de barro, las de sueño y las de arcilla. Todo dependerá de lo que quieras conseguir, y de tu tipo de cutis.

El uso regular de una mascarilla facial que contenga aloe vera puede ayudarte a nutrir y calmar tu piel al mismo tiempo que combates los molestos brotes.

Nuestra Mascarilla Vitamina C es el producto perfecto para las pieles acnéicas, pues ayuda a absorber el exceso de grasa, al mismo tiempo que afina los poros, hidrata y calma. Utilízala hasta dos veces por semana para ayudar a mantener los brotes a raya.

Si eres un fanático del cuidado de la piel DIY, hay muchas recetas fáciles para hacer tu propia mascarilla facial de aloe vera. Algunas recetas requieren zumo de limón, sin embargo, el zumo de limón es muy ácido y puede causar sequedad y matar las bacterias buenas.

En su lugar, mezcla el del de aloe vera con harina de avena coloidal para obtener un tratamiento nutritivo y calmante para la tez. Mezcla los ingredientes hasta que tengas una consistencia gelatinosa y untable. Deja la mezcla en tu piel durante 10-15 minutos, luego aclara a fondo con agua tibia y seca tu cara con palmaditas.

cosmetico aloe vera

O como exfoliante

¿Tu piel se ve un poco apagada? Un exfoliante facial puede rescatarte de una tez apagada, cansada y desigual.

La exfoliación es el proceso de eliminar las células muertas de la capa superficial para revelar una piel más brillante y suave debajo y mejorar el tono y la textura cutánea. La acumulación de células muertas también puede obstruir los poros y contribuir a la aparición de brotes, por lo que exfoliar regularmente también ayuda a combatir el acné.

Prepara tu propio exfoliante facial con aloe vera, vinagre de sidra de manzana y azúcar. El vinagre de manzana tiene propiedades antibacterianas, mientras que el azúcar actúa como exfoliante físico para ayudar a eliminar los residuos y las células muertas.

Aplica suavemente la mezcla sobre todo el rostro, con movimientos circulares y teniendo cuidado de no frotar demasiado. Aclara con agua tibia y sigue con tu crema hidratante favorita.

Cosas a tener en cuenta si utilizas aloe vera para el acné

Aunque tu cutis puede beneficiarse del uso de la sábila para tratar el acné, hay algunas cosas que debes tener en cuenta al añadir este ingrediente a tu rutina diaria de cuidado facial:

  • No uses fragancias: Asegúrate de utilizar un producto de aloe vera sin fragancia. Las fragancias artificiales pueden causar irritación y empeorar el acné.
  • Úsalo con moderación: Si se usa en exceso, el aloe vera puede resecar la dermis, ya que las enzimas que se encuentran en la planta actúan como un exfoliante. Como ya sabrás, los peligros de exfoliar en exceso incluyen irritación, descamación, enrojecimiento y empeoramiento de los brotes.
  • Haz una prueba primero: Ten siempre precaución al introducir un nuevo ingrediente o producto en tu rutina. Tu tez puede desarrollar alergias y sensibilidades con el tiempo, incluso si no tienes un historial de piel sensible. Para evitar posibles reacciones negativas, prueba los nuevos productos en una zona pequeña antes de utilizarlos en todo el rostro.

Seguro que con toda esta información ahora puedes cuidar tu piel con tendencia acnéica de la mejor forma posible gracias al aloe vera.

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis por compras superiores a 70€

(Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.