fbpx

Mascarilla de arcilla: todos sus beneficios y cómo hacer una casera

mascarilla arcilla

Hace más de 2000 años la humanidad incorporó las propiedades de la arcilla a su vida, mejorando así su salud y sus problemas de piel. Hoy en día, en pleno siglo XXI, seguimos utilizando determinados tipos de arcilla por sus increíbles beneficios para nuestra dermis.

Este ingrediente natural puede remineralizar, hidratar y nutrir el cutis, absorber el exceso de grasa, o ayudarte a deshacerte del acné y de otras afecciones de la piel.

Hoy exploraremos esto en detalle y aprenderemos a utilizar la arcilla para mejorar nuestros problemas cutáneos. Si todavía no te lo crees, no pasa nada: te daremos argumentos.

Hay pruebas de que los diferentes tipos de arcilla pueden ayudar a tratar estos problemas de la dermis, pero lo más importante es saber cómo elegir el tipo más adecuado para tu piel y con qué ingredientes naturales mezclarla para hacer la mascarilla perfecta. ¡Así que empecemos!

¿Qué es exactamente una mascarilla de arcilla?

Empezaremos por lo básico. La arcilla es una roca natural granulada rica en minerales que cuenta con abundantes beneficios para la salud humana y la piel.

Para hacer una mascarilla, la arcilla se mezcla con otros ingredientes para formar una pasta cremosa que luego se aplica por todo el rostro con el fin de limpiar, purificar, hidratar, rejuvenecer, etc.

Hay diferentes tipos de mascarillas de arcilla para diferentes propósitos. Puedes crear tu propio cosmético en casa, creando una receta única y poderosa combinando la arcilla con otros ingredientes naturales. También puedes comprar la arcilla y seguir las instrucciones, mezclarla con agua y aplicarla en el rostro.

U optar por la opción más sencilla y efectiva: utilizar nuestra Mascarilla Vitamina C. No puedes equivocarte con ella, da igual el tipo de piel que tengas, no tiene efectos secundarios y sí muchos beneficios antioxidantes e iluminadores.

mascarilla nezeni

¿Cómo funciona? Muy fácil, la arcilla blanca -kaolin- es célebre por sacar la suciedad y las toxinas de los poros de la piel. Se sabe que la bentonita puede unirse efectivamente con los metales pesados y muchos otros contaminantes ambientales y sacarlos de los poros. De esta manera, laves la pasta, las partículas ligadas también se irán.

Además, hemos mencionado que la arcilla es un material rico en minerales. Algunos de estos minerales incluyen hierro, potasio, sílice, calcio, magnesio, sodio y cobre. Muchos de estos minerales tienen propiedades antibacterianas, nutritivas y curativas que ayudan a la piel a combatir la inflamación.

Por ejemplo, un estudio de 2008 examinó dos minerales de arcilla ricos en hierro para evaluar su eficacia como agentes terapéuticos contra numerosas infecciones bacterianas. Llegaron a la conclusión de que los productos minerales específicos tienen, en efecto, propiedades antibacterianas intrínsecas y pueden servir como tratamiento para diversas afecciones.

Beneficios de la mascarilla de arcilla

Ahora que ya sabes cómo trabaja en ayudar a proteger y mantener un cutis hidratado, limpio y suave, voy a mostrarte algunos de los beneficios que están comúnmente vinculados con el uso regular de éstos cosméticos.

Trata las irritaciones y varias condiciones de la piel

En el último párrafo, he mencionado que la mascarilla tiene potentes propiedades antibacterianas. Esta capacidad de luchar contra las bacterias es responsable de la eficacia de las máscaras de arcilla en el tratamiento de ciertas condiciones de la piel e infecciones como el acné, el eczema, la dermatitis y la psoriasis.

¿Cómo funciona? Bueno, el activo puede unirse a las bacterias y otros patógenos microscópicos. Cuando se aplica sobre la cara, penetra en los poros de la epidermis y buscan las toxinas y bacterias dañinas, se unen a ellas y las sacan a la superficie de la piel.

Al secarse la pasta, estos agentes patógenos también se secan y se eliminan cuando se retira la mascarilla del rostro. Esto reduce la superpoblación de bacterias en la dermis, lo que ayudará a reducir los síntomas de los problemas cutáneos mencionados.

Limpia en profundidad el cutis

Ya lo he mencionado anteriormente, las propiedades absorbentes de la arcilla pueden extraer el exceso de grasa, la suciedad, las impurezas y restos de maquillaje que suelen acumularse en el interior de los poros y provocan la aparición de puntos negros, puntos blancos, espinillas o incluso brotes de acné muy inflamados.

Al enjuagar la mascarilla, se eliminarán completamente todos los contaminantes, dejando la piel completamente limpia.

Desobstruye y reduce el tamaño de los poros

Los poros dilatados pueden ser una pesadilla para las personas que intentan conseguir una tez impecable. Los poros grandes se obstruyen muy fácilmente y con mucha frecuencia y eso suele dar lugar a puntos negros.

Y, por desgracia, no hay nada más molesto que cuando tu rostro sigue pareciendo cubierta de pequeños puntos negros, que es como se ven los poros grandes, incluso después de haberlos limpiado religiosamente.

Entonces, ¿cómo pueden ayudar las mascarillas de arcilla? Los poros dilatados suelen ser el resultado de la acumulación de sebo y suciedad. La arcilla absorberá todo lo que hay en los poros, los dejará limpios y, al secarse, hará que la tez esté más firme.

Con un uso regular y unos buenos hábitos de vida, seguro que notarás cambios positivos en este aspecto.

Puede mejorar el tono de la piel

El tono del rostro puede cambiar debido a las fluctuaciones en la producción de melanina, y esto puede ser debido a muchas cosas. El daño solar es uno de los factores más obvios y conocidos.

A veces, estos cambios en la producción de melanina no se producen de forma homogénea en toda la cara, y es posible que aparezcan manchas de decoloración.

Las propiedades antibacterianas y los minerales nutritivos que contiene la arcilla, pueden ayudar a la piel a recuperarse de los daños que provocan un desequilibrio en la producción de melanina y a igualar el tono cutáneo. La tez queda más iluminada, sobre todo si se combina con vitamina C como en el caso del producto de Nezeni.

Hace que la tez esté más suave y brillante

La mascarilla de arcilla es rica en un nutriente muy interesante conocido como «sílice». Si nunca has oído hablar de este compuesto químico, puedes dirigirte a Google, pero encontrarás que la mayoría de los sitios te dirán que recurras al sílice si quieres que tus uñas, tu piel y tu cabello estén sanos.

Lo más importante de todo es que el sílice nutrirá tu dermis y le proporcionará los nutrientes adecuados para que esté suave, tersa y brillante.

Tipos de arcilla: ¿Cuál es mejor para la piel?

arcilla

Estos son los tipos más populares utilizados con fines cosméticos.

Bentonita

La bentonita es la mejor para extraer la suciedad de los poros, absorber las toxinas y contrarrestar las infecciones bacterianas. Por eso es la mejor para las pieles grasas y con tendencia al acné. También consigue equilibrar el pH del cutis, mejorando todo tipo de cutis.

Caolín

El caolín es famoso por su enfoque suave cuando se trata de deshacerse de las imperfecciones. Por lo tanto, si tienes una tez grasa con tendencia al acné, pero también sensible y que se irrita con facilidad, esta es tu mejor opción.

Está disponible en muchos tonos, el más común de ellos es la variación rosa, aunque si realmente tienes la piel sensible la blanca o amarilla son una mejor opción.

No es raro que el caolín se mezcle con la bentonita para potenciar sus efectos. Esto es algo con lo que se puede jugar: variando la concentración de bentonita con caolín se puede encontrar la combinación perfecta de fuerte y sensible.

Esméctica o Tierra de Batán

Es ideal para aclarar la tez. Si tienes problemas de decoloración, manchas de envejecimiento de color marrón, tono desigual o piel pigmentada, entonces tu mejor opción es la tierra de batán. Si quieres potenciar aún más sus capacidades, mézclala con zumo de limón o carbón activado.

Verde francesa

Es para los que buscan el elixir de la juventud. Si estás luchando contra los síntomas del envejecimiento, como las arrugas, las líneas de expresión o las manchas marrones, apuesta por la arcilla verde francesa.

Cierra los poros, estimula la circulación, reduce la inflamación y unifica el tono. La variedad verde francesa es apta para pieles sensibles porque es muy suave.

Rassoul

Si tienes la tez seca o mixta y luchas con frecuencia contra los puntos negros o los brotes de granos, como resultado de la acumulación de impurezas, la versión rassoul lo eliminará todo.

Es muy eficaz para eliminar las toxinas, los tapones de sebo, los puntos negros, las bacterias y otros contaminantes de los poros. Lo mejor de todo es que no reseca en exceso el rostro, sino que aporta más hidratación. Por eso se recomienda para las pieles secas, mixtas y sensibles.

¿Cómo hacer una mascarilla de arcilla casera y con qué combinarla?

mascarilla arcilla casa

El procedimiento es bastante sencillo. El primer paso es decidir el tipo de arcilla que quieres usar en tu piel e ir a comprar un polvo de alta calidad.

El segundo paso es decidir con qué ingredientes naturales quieres combinarlo. Y, déjame decirte, cuando se trata de remedios naturales, ¡las posibilidades son infinitas!

Hay superactivos entre las frutas, verduras y hierbas que funcionan en cualquier tipo de cutis y pueden aliviar los síntomas de casi cualquier tipo de afección cutánea leve o moderada. Estos ingredientes son la miel, el aloe vera, la avena y el aceite del árbol del té.

Otros ingredientes pueden hacer maravillas en determinados tipos de piel y afecciones, pero pueden empeorar las cosas en otros. Por ejemplo, el zumo de limón, el vinagre de manzana y la clara de huevo son excelentes para los cutis grasos y con tendencia al acné por su efecto secante, así como para los problemas de tono y decoloración por su efecto iluminador. Sin embargo, son agresivos y no son adecuados para las pieles sensibles y secas.

En cualquier caso, siempre que utilices alguno de estos ingredientes, es importante que prestes atención a la reacción de tu dermis. Si sientes la piel demasiado tirante después de usar zumo de limón o vinagre de manzana, significa que el ingrediente es demasiado seco para tu tez, ya que los valores de pH de estos productos pueden ser demasiado ácidos para la dermis.

La regla general es utilizar aceites para hidratar más la dermis en caso de problemas de piel normal a seca. Pero hay excepciones, porque algunos aceites pueden ser realmente beneficiosos para varios problemas cutáneos y no obstruyen los poros.

El tercer paso es decidir la cantidad de los ingredientes que vas a combinar. Esto dependerá de la consistencia deseada así como de la fuerza de los activos.

Por lo general, para la mayoría de los ingredientes, es mejor utilizar de 1 a 2 cucharadas, junto con algunas gotas de aceites esenciales y utilizar ingredientes acuosos para lograr la consistencia deseada, como el agua de rosas y el hamamelis, por ejemplo. Una vez que todo esté bien mezclado, la mascarilla estará lista para su uso.

¿Cuánto tiempo debes dejar tu mascarilla de arcilla?

La respuesta sencilla es hasta que se seque. Pero, dependiendo de los ingredientes que hayas añadido, esto puede variar desde 15 hasta 45 minutos. Si la consistencia es demasiado líquida, es probable que no llegues a verla secarse.

No dejes la mascarilla más de media hora o 45 minutos. Puede provocar irritaciones y rojeces. El punto óptimo es alrededor de 20 minutos, cinco minutos más o menos.

Puede que te lleve algún tiempo perfeccionar la consistencia para que se seque alrededor de este tiempo, pero con la práctica lo conseguirás.

¿Cómo debe sentirse una vez aplicada?

aplicar mascarilla arcilla

Al principio, esta pregunta puede parecerte un poco rara, pero creo que es realmente importante abordarla, ya que mucha gente no está segura de las sensaciones que se esperan y de las que deben alarmarte; en otras palabras, ¿cómo sabes cuándo tienes que lavártela inmediatamente?

Por ejemplo, ¿es normal que las mascarillas de arcilla produzcan una sensación de ardor al aplicarlas? En realidad, esto depende de los ingredientes adicionales que incluya.

Por ejemplo, el aloe vera tiende a producir una sensación de frescor. El zumo de limón, las claras de huevo y el vinagre de manzana, en general, harán que tu piel se sienta realmente tensa y seca.

Puede que incluso sientas que tu piel está dura como una roca cuando la mascarilla se seca por completo. Pero las sensaciones de ardor, picazón o dolor no son normales. Si empiezas a notarlos, lávate la cara con agua fría inmediatamente.

Y, si la sensación de ardor o picor no desaparece, consulta con un profesional médico. Estos efectos secundarios pueden ocurrir cuando las personas tienen la tez sensible y hacen su máscara de arcilla casera demasiado fuerte. Por eso siempre es buena idea hacer una prueba antes de aplicarla directamente en la cara.

¿Debes hidratar el rostro después de usar una mascarilla?

Sí, es muy recomendable, ya que a veces la arcilla puede dejar la piel un poco seca. Realmente depende de la combinación de ingredientes que tenga, pero generalmente es aconsejable aplicar un serum y una crema hidratante después.

Te recomendamos nuestro Serum Vitamina C, que potenciará las propiedades iluminadoras y despigmentantes de la mascarilla, y nuestra Crema Colágeno que protegerá contra los daños y aportará un extra de hidratación y elasticidad gracias al colágeno hidrolizado concentrado.

Si la mascarilla tiene zumo de limón u otros ingredientes con efecto secante, saltarse la parte de la hidratación puede empeorar su estado.

Y por supuesto, si después vas a salir a la calle, protégete del sol con nuestro Gel Solar Facial SPF 50+.

¿Con qué frecuencia se pueden utilizar?

De nuevo, depende de lo que lleve la mascarilla. Cuanto más fuerte y abrasiva sea, menos frecuente debe ser su uso. En general, una o dos veces a la semana es el número óptimo. Mi sugerencia es comenzar con una vez a la semana y ver cómo se siente para después aumentar su utilización.

Las mejores mascarillas de arcilla caseras

remedios caseros arrugas

Lo mejor para la piel grasa y problemas de acné: Con aceite de árbol de té y caolín

Ingredientes: 1 cucharada de polvo de caolín + unas gotas de aceite del árbol del té.

Procedimiento: En un bol pequeño, añade el caolín y unas gotas de aceite de árbol de té. A continuación, empieza a añadir poco a poco pequeñas cantidades de agua mientras revuelves con una cuchara.

Asegúrate de no pasarte con el agua y de no diluir demasiado la consistencia. El objetivo es conseguir una pasta espesa pero suave. Sobre el rostro limpio, aplica una capa media por todo el rostro. Espera a que se seque y aclara con agua tibia. Al final, termina con el serum y la crema hidratante.

Puedes utilizarla de una a dos veces por semana preferiblemente después de la exfoliación.

Con vinagre de manzana y bentonita

Ingredientes: 2 cucharadas de vinagre de manzana + 2 cucharadas de polvo de bentonita + unas gotas de aceite esencial de lavanda.

Procedimiento: Tienes que mezclar el vinagre de manzana y la bentonita. Si tienes la piel sensible, siempre puedes diluir el vinagre de manzana añadiendo una cucharada de agua.

Coge un bol pequeño y añade todos los ingredientes. Mézclalos bien hasta que todo se mezcle y se forme una pasta suave. Aplica esta pasta por todo el rostro, evitando las zonas de los ojos y la boca. Deja que se seque durante unos 15-20 minutos. No la mantengas más tiempo. Después, lávate la cara con agua tibia y termina con el serum y la crema hidratante.

No repitas este procedimiento más de una vez a la semana porque puedes resecar demasiado tu rostro.

Adecuado para todo tipo de pieles: Con lavanda, miel y bentonita

Ingredientes: 1 cucharada de bentonita + 1 cucharada de miel + unas gotas de aceite esencial de lavanda.

Procedimiento: Coge un bol pequeño y mezcla los ingredientes hasta conseguir una pasta suave. Si la pasta es demasiado espesa, añade agua hasta conseguir una consistencia más cremosa. A continuación, aplica una fina capa sobre el rostro limpio y espera a que se seque; suele tardar entre 15 y 20 minutos. Para terminar, lávate la cara con agua tibia, sécala con palmaditas y aplica el serum y la crema hidratante.

No utilices esta mascarilla más de una vez a la semana, aunque puedes ponerte otra más suave.

Con carbón activado y Tierra de Batán

Ingredientes: 1 cucharada de polvo de tierra de batán + 1 cucharada de polvo de carbón activado + agua de rosas según sea necesario.

Procedimiento: Combina todos los ingredientes en un recipiente hasta obtener una pasta suave y cremosa. Limpia tu rostro, sécalo con palmaditas y aplica la mascarilla con una brocha cosmética. Déjala actuar de 15 a 20 minutos y luego retírala con agua fría o tibia. Después aplica un serum y una crema hidratante para evitar que tu rostro se reseque demasiado.

Puedes utilizar esta mascarilla dos veces por semana.

Lo mejor para las pieles sensibles: Con hamamelis, miel y arcilla verde/rosa francesa

Ingredientes: 1 cucharada de polvo de arcilla verde o rosa francesa + 1 cucharada de miel + Extracto de hamamelis según sea necesario.

Procedimiento: Añade el polvo de arcilla y la miel en un recipiente pequeño, y luego mézclalo mientras añades el extracto de hamamelis para conseguir que la consistencia de la mezcla sea cremosa y suave. Lávate la cara y sécala con palmaditas. A continuación, coge un pincel aplicador de cosméticos y cubre tu cara con la pastas. Déjala actuar durante 20 minutos y retírala con agua tibia. Termina con el serum y la crema hidratante.

Puedes utilizarla dos veces por semana.

Con aloe vera y Rassoul

Ingredientes: 1 cucharada de rassoul + 1 cucharada de gel de aloe vera + agua según sea necesario.

Procedimiento: En un bol pequeño mezcla los ingredientes hasta formar una pasta suave. Puedes añadir agua según sea necesario, pero ten cuidado de que la mezcla no quede demasiado líquida. La consistencia debe ser similar a la de una crema. Lávate la cara, sécala con palmaditas y aplica la mascarilla por todo el rostro, evitando las zonas alrededor de los ojos y la boca.

Es posible que sientas un efecto refrescante del gel de aloe vera, lo cual está bien. Deja la mascarilla durante 20 minutos, hasta que se seque, y luego lávate la cara con agua tibia. Aplica el serum y la crema hidratante después del procedimiento.

Puedes utilizar esta mascarilla dos veces por semana.

Si la cosmética DIY no es lo tuyo, o no quieres llenar la casa de potingues y cacharros, está claro: necesitas nuestra mascarilla facial con Vitamina C para cuidar tu rostro. ¡Verás qué bien le sienta a tu piel!

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis por compras superiores a 70€

(Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.