fbpx

Cómo exfoliar la piel del rostro para conseguir un cutis radiante

exfoliar piel

Todas queremos lucir un rostro luminoso y radiante todos los días, y que nos digan eso de «¡qué buena cara tienes!». Pero esto puede convertirse en un objetivo difícil de alcanzar y mantener para muchas personas, especialmente a medida que cumplimos años, ya que la renovación celular cada vez es más lenta, y las células muertas se acumulan en la superficie de nuestro cutis dándonos un tono apagado y cetrino.

La buena noticia es que con una rutina de exfoliación adecuada para el rostro podemos eliminar de manera segura y eficaz la capa de piel dañada y restaurar su brillo vibrante y saludable. Esto, a su vez, permitirá que los serums y cremas puedan llegar a las capas internas donde se requiere su ayuda, y ayudará a que la base de maquillaje se deslice uniformemente, y a que no se cuartee a lo largo del día.

Pero, con tantos productos para el cuidado de la piel en el mercado que afirman ser los mejores exfoliantes para la cara, y muchos consejos prácticos contradictorios, es difícil saber por dónde empezar, qué productos a utilizar y cómo exfoliar de la mejor manera el rostro.

Por lo tanto, hoy vamos a desvelaros los mejores consejos y orientación para exfoliar adecuadamente tu piel. ¿Lista para restaurar ese brillo saludable en tu rostro? Sigue leyendo para conocer todo lo que necesitas saber sobre cómo exfoliar tu rostro, qué productos usar y consejos de expertos para obtener los mejores resultados.

¿Por qué es importante exfoliar?

Es posible que ya sepas que exfoliar tu piel le proporcionará ese brillo fresco, ayudándola a estar más suave y a verse mejor, pero lo que igual no sabes es que también mejora la salud de tu cutis.

Cada día, las células de nuestra piel se renuevan. Las células que forman las capas más externas mueren a medida que las nuevas las reemplazan. Muchas de esas células muertas se desprenden por sí solas, pero a medida que envejecemos, ese proceso de renovación natural se va ralentizando, y las células muertas se van acumulando en nuestra epidermis, dejando nuestra piel con un aspecto opaco y poco saludable.

Además, esta acumulación de células muertas puede favorecer un bloqueo de poros, lo que a menudo conduce a un brote de acné o piel grasa.

Con la exfoliación nos aseguramos de que todas esas partículas inservibles se eliminen por completo en el momento.

¿Qué beneficios obtendremos de la exfoliación regular?

Conseguiremos un cutis más luminoso, fresco y revitalizado, con una apariencia saludable y bonita. Y lo que es más importante, nos ayuda a prevenir la obstrucción de los poros, los brotes de acné, los puntos negros y los comedones.

Esencialmente, con la exfoliación dejaremos expuesta la capa de piel joven, brillante y saludable que tenemos debajo de la que observamos a simple vista opaca, y que alberga la mayor parte del daño.

Si bien una piel más luminosa es sin duda una ventaja, la exfoliación también puede ayudar a que nuestros cosméticos funcionen de la mejor manera posible. Si tu piel está plagada de células muertas, los productos para el cuidado de la piel que te pongas no van a penetrar en la dermis, y no servirán prácticamente de nada.

Al eliminar la capa superior de piel, vas a facilitar que tus tratamientos tópicos se hundan profundamente debajo de la superficie, donde podrían marcar la diferencia.

tipos exfoliantes

¿Qué precauciones hay que tener?

Con todos estos beneficios en mente, es posible que te sientas tentada a empezar a exfoliar de inmediato con cualquier cosmético o herramienta que tengas a mano. Sin embargo, debes saber que si utilizas un producto que es incorrecto para tu tipo de tez, puedes causar microdesgarros en la superficie de tu piel. Y estas lesiones permiten que las bacterias penetren en las capas superiores, lo que podría causar inflamación, poros obstruidos, capilares rotos y cicatrices.

Que esto no te frene a la hora de actuar, no hay ningún riesgo si se hace correctamente con el producto correcto para tu tipo de cutis. Salvo un par de excepciones: no es seguro para las personas con acné inflamatorio o rosácea. Estas personas deben consultar con un dermatólogo antes de comenzar un régimen exfoliante porque ciertos productos pueden empeorar estas afecciones.

En cuanto a la frecuencia con la que debes exfoliarte y la cantidad de productos exfoliantes que puedes usar a la vez, depende de tu tipo de cutis y del resto de ingredientes de tu rutina facial.

Si vas a comenzar a usarlos por primera vez es mejor usar un producto suave una o dos veces por semana. Una vez que tu tez se acostumbre al proceso, y dependiendo de su condición, incluso puedes realizar una exfoliación diaria alternando entre diferentes tipos de exfoliantes que se adapten a tus necesidades y objetivos de cuidado de la piel. En caso de duda, aquí tienes nuestra guía para que conozcas tu tipo de piel.

Pero no hay porqué exagerar. Por mucho que exfoliar es bueno para nuestra piel, hacerlo en exceso, ya sea haciéndolo con demasiada frecuencia o usando un producto que sea demasiado áspero o que no le siente bien a nuestra piel, puede provocar reacciones adversas como enrojecimiento, descamación e irritación.

Prueba y presta atención a cómo responde tu piel. ¿Estás roja después de la exfoliación? ¿Demasiado sensible? ¿Acompañado de una sensación de ardor? Estas son señales de que te indican que te estás excediendo en la frecuencia, o utilizando un producto equivocado.

También hay que tener cuidado al dejar tu exfoliante puesto, porque el tiempo variará entre productos. Los químicos solo deben dejarse puestos durante el tiempo que recomiende el envase. Los físicos no deben usarse por más de un par de minutos.

Los mejores productos para exfoliar

Los exfoliantes se dividen en físicos, químicos y enzimáticos. Todos ellos hacen el trabajo, pero lo hacen de forma diferente.

Hay un par de formas de exfoliar físicamente. La primera implica el uso de una herramienta para el cuidado de la piel, como una esponja, guante o cepillo facial para desplazar y eliminar las células muertas del rostro. El otro método consiste en usar un líquido, gel o crema con gránulos como microesferas o azúcar para arrastrar y desprender las impurezas.

Esta es la opción más popular para la mayoría de la gente, ya que suele funcionar bien para todos los tipos de cutis. Sin embargo, hay que elegir bien el producto. Nuestro favorito es el Gel Exfoliante Facial de Nezeni, con perlas naturales que retiran las impurezas y células muertas suavemente. Por lo pueden utilizar todos los cutis.

exfoliante facial nezeni

Con la exfoliación química se utilizan alfa hidroxiácidos (AHA) o beta hidroxiácidos (BHA) para aflojar la sustancia que mantienen unidas las células muertas para que se eliminen fácilmente. Las pieles sensibles deben de tener cuidado con este tipo de ácidos, ya que algunos son fuertes y pueden generar irritación y enrojecimiento.

Los AHA son solubles en agua, mientras que los BHA son solubles en grasa, lo que significa que pueden atravesar los folículos grasos para penetrar profundamente en la dermis. Esto hace que los BHA sean una buena opción para los tipos de piel grasa y personas con tez propensa al acné. Busca el ácido salicílico, el BHA más popular, en particular.

Los exfoliantes enzimáticos son los más desconocidos, aunque resultan igual de eficaces que los anteriores. Se valen de enzimas para despegar estas partículas inservibles. Son muy suaves y sirven para todo tipo de cutis, especialmente los sensibles.

Si estás buscando algo más natural, no tienes que buscar más allá de tu propia cocina. Puedes hacer tu propio exfoliante natural usando aceite de coco mezclado con posos de café usados ​​o azúcar. Mezcla hasta obtener la consistencia que más te guste y aplícalo sobre la piel con pequeños movimientos circulares. Luego aclara e hidrata como de costumbre.

Cómo exfoliar tu rostro

Cuando uses un exfoliante físico, comienza lavándote la cara con un limpiador suave, como nuestra Agua Micelar Todo en 1. Después, con la piel todavía húmeda, coge un poco de exfoliante -del tamaño de un guisante- y aplícalo en el rostro con movimientos en círculo, evitando el área de los ojos.

Masajea suavemente el producto por todo el rostro durante el tiempo que recomiende el envase, normalmente de 30 a 60 segundos. Luego, aclara con agua tibia y seca suavemente tu cara con una toalla limpia. Continua con una mascarilla, serum o crema hidratante.

Si optas por el exfoliante químico, lávate la cara de forma habitual. Si el exfoliante químico viene en un paño o almohadilla prehumedecida, aplícalo en todo el rostro, el cuello, y el escote también, deja que actúe unos minutos para que se absorban los activos, y pasa al siguiente paso de tu régimen facial, que puede ser un serum o una crema de tratamiento.

Mientras que otros tipos de exfoliantes químicos llamados “peelings”, se usan de manera similar a la aplicación de una mascarilla y deben aclararse con agua después de unos minutos para que dejen de actuar. Lo mejor es que antes de aplicarlos revises su modo de uso para que nada salga mal.

como exfoliar rostro

Consejos a tener en cuenta

  • Utiliza los productos de la manera correcta. Incluso los productos adecuados pueden dar malos resultados si se aplican incorrectamente. Si estás usando un exfoliante químico, siempre sigue las instrucciones que marca el envase y no te sientas tentada a dejarlo por más tiempo de lo recomendado. En lugar de hacer algo bueno a la piel, puede hacer que se enrojezca y se vuelva sensible, posiblemente con algo de descamación. Como regla general, usa una pequeña cantidad de producto y aplícalo sobre la piel limpia con los dedos limpios, con pequeños y suaves movimientos circulares.
  • No utilices tu exfoliante de cuerpo para la cara, ya que la piel del rostro y la del cuello es mucho más frágil que la del resto de nuestro cuerpo. 
  • Las personas con piel sensible deben elegir opciones suaves, como un producto con un bajo porcentaje de AHA o BHA, o un gel con partículas suaves. 
  • Si eliges exfoliar debajo de los ojos, asegúrate de utilizar un serum ácido hecho específicamente para el área debajo de los ojos, e introdúcelo lentamente en tu rutina de cuidado de la piel.
  • Exfolia por la mañanaAunque cualquier momento del día funcionará, exfoliarse por la mañana es ideal porque la piel se repara por sí misma por la noche, dejando una capa de células muertas que piden que se desprenda.
  • Hazlo en una ducha o baño caliente y humeante. El calor de una ducha suaviza la piel y libera los aceites naturales del cuerpo, todo mientras abre los poros. Esto ayuda en el proceso de eliminación de las células muertas de la piel. El agua te ayudará a eliminar las células muertas una vez que las hayas desprendido. Si vas a exfoliarte en el baño, opta por un gel sin fragancia y sumérgete durante 10 minutos antes de comenzar para permitir que la piel se suavice. Si estás en la ducha, deja correr el agua sobre tu piel durante cinco minutos antes de exfoliar.
  • Aplica un humectante. Después de exfoliar, asegúrate de aclarar bien el producto y las células muertas de la piel y luego sécate la piel con una toalla limpia. A continuación, aplica por lo menos una crema hidratante o una mascarilla hidratante para ayudar a tu piel a retener la humedad y lucir radiante.
  • Usa algo de presiónSi bien es cierto que no es necesario incidir demasiado, tampoco quieres ser demasiado delicada al exfoliar, o no eliminarás la piel muerta. Asegúrate de aplicar presión al exfoliar y de poder sentir la textura áspera en la piel para eliminar la capa superficial de piel muerta.
  • No te saltes los labiosLos labios también necesitan exfoliación, pues sus células también se renuevan constantemente. Si tienes pieles sueltas o asperezas, utiliza un producto exfoliante específico para esta zona, o cepíllate con un cepillo de dientes. No te olvides de hidratarlos bien después. 

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis por compras superiores a 70€

(Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.