fbpx

Piel seca: todo lo que debes saber para mantenerla cuidada y bonita

piel seca

¿Piel seca? Lo primero que debes saber es que tu tez está sana. Entonces, ¿por qué buscamos constantemente las causas y los tratamientos para mejorar este tipo de cutis?, te estarás preguntando.

Bueno, porque cada tipo de dermis tiene sus puntos débiles, que pueden llevar a problemas adicionales de la piel y hacer nuestra vida diaria más incómoda si no se tratan.

¿Y supongo que ya estás experimentando algunos problemas? No te preocupes.

No importa el tipo de piel que tengas, todas ellas sin excepción necesitan ser nutridas adecuadamente. Esto significa que conocer tu tipo de cutis puede darte todas las herramientas que necesitas para conseguir esa tez impecable que siempre has deseado.

Vamos a sumergirnos y aprender todo lo que debes saber sobre el cutis seco.

La piel seca: características

Existen cinco tipos de cutis: normal, seca, grasa, mixta y sensible. El tipo que acabas teniendo está regulado por factores como la genética, la edad, el estilo de vida e incluso las condiciones ambientales momentáneas.

Esto significa que el estado de tu tez puede variar considerablemente en función de los numerosos factores internos y externos a los que esté sometida en un periodo de tiempo determinado. Pero, más adelante, hablaremos de ello.

Lo primero que debes hacer es averiguar si realmente tienes una tez seca. Puedes consultar nuestro artículo con todos los tipos de piel explicados, para asegurarte de que realmente conoces tu dermis.

Y, si te encuentras en el club de los cutis secos, esto es lo que significa:

La palabra «seca» se utiliza para describir un tipo de piel que produce menos sebo que la normal. La palabra más científica es «xerosis», y la explicación más científica es un tipo de dermis que carece de los lípidos que necesita para conservar la humedad y formar un escudo protector contra las agresiones externas.

La xerosis se caracteriza por la deshidratación de la capa más superficial: la epidermis. Esta capa está compuesta por grasas o lípidos y proteínas.

Los lípidos de la epidermis, junto con algunas proteínas, son los responsables de mantener el agua y evitar la deshidratación.

Pero, cuando el cuerpo tiene un déficit de lípidos o proteínas, el agua puede evaporarse más fácilmente de las células cutáneas.

Sin agua, la tez se reseca y pierde su barrera protectora contra las influencias externas, lo que puede dañarla con mayor facilidad, provocar erupciones y un aspecto escamoso.

Casi todas las personas han tenido la tez seca en algún momento de su vida, ya que muchos factores externos pueden afectar al estado de nuestra dermis y resecarla.

La sequedad varía en cuanto a su gravedad o forma, lo que puede resultar un poco confuso y no siempre se puede distinguir.

Sus síntomas

  • La epidermis se siente muy tirante y áspera al tacto.
  • Picor.
  • Descamación y peladuras de leves a graves.
  • Arrugas y líneas finas.
  • En casos graves, pueden aparecer grietas y fisuras.

Estas son algunas características interesantes que debes conocer:

  • La piel seca es una afección muy común que representa casi el 40% de las visitas al dermatólogo.
  • Las mujeres se ven más afectadas que los hombres.
  • La tez se vuelve más seca a medida que envejecemos.
  • Los climas más fríos y secos están relacionados con una mayor sequedad.
  • En esta condición las arrugas y líneas de expresión son más pronunciadas.
  • El picor es el síntoma más común.
  • La sequedad extrema puede hacer que la epidermis se agriete y se desprenda, lo que puede dar lugar a infecciones secundarias.
  • La tez seca no causa problemas graves y suele tratarse eficazmente con cambios en el estilo de vida y remedios caseros.

Tipos de piel seca

como prevenir envejecimiento piel

La buena noticia es que esta condición suele presentar únicamente síntomas leves que pueden prevenirse o remediarse fácilmente.

Pero, en algunos casos, especialmente si se deja sin tratar o se descuida, la sequedad puede agravarse y convertirse en dermatitis, que es el término médico para la sequedad extrema.

Hay tres tipos de dermatitis: dermatitis de contacto, dermatitis atópica y dermatitis seborreica.

Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto, como su nombre indica, es una afección que se produce después de que la piel entre en contacto con algo irritante o un alérgeno.

Por ello, los expertos dividen la dermatitis de contacto en dos categorías:

  • Dermatitis de contacto irritante: se produce tras la exposición de la tez a un agente irritante, como jabones abrasivos y fuertes, productos para el cuidado del cutis, lejía, detergentes para la ropa, etc.
  • Dermatitis de contacto alérgica: se produce tras la exposición de la piel a una sustancia a la que se es alérgico.

La dermatitis de contacto desarrolla una inflamación localizada y picazón, pero los síntomas pueden variar mucho dependiendo de la sensibilidad de la dermis a la sustancia a la que se ha expuesto.

Los síntomas más comunes son: dermis seca, escamosa y descamada, enrojecimiento, sensación de quemazón, picor extremo, hinchazón, ampollas y agrietamiento debido a la extrema sequedad.

Dermatitis atópica

Puede que el nombre de dermatitis atópica no te resulte familiar, pero seguro que ya has oído hablar del eczema.

Se trata de una afección cutánea muy común y crónica que se caracteriza por sequedad y picor, que suele aparecer con una erupción roja.

Para que quede completamente claro, la dermatitis atópica es el tipo más común y crónico de eczema, mientras que el eczema se utiliza como término para la condición más general.

Los síntomas incluyen picores intensos, manchas rojas o marrones, tez engrosada y escamosa y, en los casos más graves, manchas costrosas de exudado amarillento seco o pequeñas protuberancias elevadas llenas de líquido.

Es fundamental buscar ayuda profesional lo antes posible, para evitar que la afección empeore.

Dermatitis seborreica

Otro gran nombre científico para una afección muy familiar: la caspa. Es una afección cutánea que provoca una piel áspera y escamosa en el cuero cabelludo y la cara.

Y, aunque sabemos que la caspa aparece en el cuero cabelludo, no es raro que este problema se desarrolle en otras partes del cuerpo.

Se reconoce por los parches de piel escamosa que pican y que pueden parecer un poco grasientos, pero que pueden escamarse, especialmente si se rasca o se frota la tez.

Los tratamientos pueden variar en función de la gravedad de la afección. Hay muchos productos cosméticos, así como medicamentos que prometen alivio, aunque la caspa, en algunas personas, desaparece por sí sola.

Causas y factores de riesgo de la piel seca

Hábitos de baño

Una de las razones más comunes por las que la gente acaba teniendo sequedad es por sus hábitos de baño. Y, no, no es porque tengas un mal hábito de higiene, sino todo lo contrario.

Es porque lo haces con demasiada frecuencia, demasiado tiempo y, muy probablemente, con agua demasiado caliente.

Siento decepcionarte, pero sí: las duchas frecuentes, largas y con vapor en días fríos son probablemente lo peor que puedes hacerle a tu dermis. Estás despojando a tu dermis de su capa protectora.

Productos cosméticos

El uso de jabones fuertes, desinfectantes y otros productos abrasivos para el cuidado de la piel, especialmente con disolventes lipídicos en su fórmula -como el alcohol-, puede resecar tu rostro.

Además, los productos para el acné y algunos maquillajes adecuados para pieles grasas o con tendencia al acné pueden tener un efecto resecante.

Tu mejor opción es optar por lo más natural posible, leer siempre las etiquetas y tomarlas en serio. Conoce los ingredientes que debes buscar según tu tipo de cutis.

Evita usar jabón cada vez que te laves la cara. Lo mejor es utilizar un limpiador suave que no reseque, sino que aporte hidratación, como nuestra Agua Micelar Todo en 1. Además, no necesita aclarado, lo que evita utilizar el agua del grifo.

agua micelar nezeni

Clima frío

El aire frío, el viento y una baja humedad pueden resecar, hacer tu cutis más áspero, enrojecerlo y contribuir a los signos de envejecimiento prematuro, como las arrugas y las líneas de expresión.

Por eso es fundamental proteger la tez de las condiciones ambientales adversas y de las temperaturas extremas. En este caso, nunca salgas de casa sin hidratar tu rostro, usar bálsamos labiales y ropa protectora.

Alérgenos e irritantes

La dermatitis de contacto es una reacción fuerte y aguda de la dermis a sustancias que la irritan. El desencadenante pueden ser los productos cosméticos, el maquillaje, los detergentes para la ropa u otros alérgenos.

La buena noticia es que esta reacción desaparecerá una vez que el irritante o alérgeno deje de estar en contacto con la epidermis.

Por eso, siempre recomendamos probar un nuevo producto o ingrediente en una pequeña zona del cuerpo para ver cómo reacciona. Si algo no es adecuado para ti, aléjate de él.

Medicación

Algunos medicamentos pueden tener un efecto secante también. Por ejemplo, los tratamientos como el retinol, el ácido glicólico, el ácido salicílico y el peróxido de benzoilo pueden actuar como tales.

Otros tratamientos médicos, como la radioterapia, la diálisis o la quimioterapia también tienen como efecto secundario la sequedad cutánea.

Además, algunos medicamentos que controlan la presión arterial, conocidos como diuréticos, también resecan.

Condiciones médicas

Algunas enfermedades y afecciones están asociadas a la piel seca. Por ejemplo, las personas que padecen eczema, psoriasis, diabetes o hipotiroidismo son más propensas a ello.

Además, la desnutrición también puede provocar sequedad, por lo que deberías empezar a pensar en algunos cambios en la dieta. Aléjate del alcohol y del tabaco, ya que resecan la piel.

Edad

Toda piel se vuelve más seca a medida que envejece, es un hecho conocido. Nadie escapa a esta realidad. Naturalmente, algunas personas mayores tendrán la tez más seca que otras, pero la propia dermis se vuelve más propensa a la sequedad con la edad.

El mejor tratamiento para la piel seca

El tratamiento en sí puede variar mucho, dependiendo de la causa y la gravedad de la sequedad.

Para el tipo más común, el mejor tratamiento es un cambio de estilo de vida para la prevención, un buen régimen de cuidado de la piel especializado y remedios caseros naturales para mejorar la condición.

Además del limpiador suave que te recomendábamos anteriormente -y que también sirve como tónico para equilibrar el pH-, no debe faltar un buen serum y una buena crema hidratante.

Y tenemos los mejores productos para ti. Nuestro Serum Vitamina C está enriquecido con glicerina, aloe vera y ácido hialurónico, además de una generosa cantidad de vitamina C, lo que garantiza una buena hidratación.

Y después ponte la Crema Hidratante Aloe Vera, que sellará la humedad manteniendo la capa superficial hidratada y jugosa por más tiempo.

crema aloe vera nezeni

Por supuesto, no debes descuidar el contorno de ojos, y nuestro Contorno Antiage te ayudará a mantener esta delicada tez más elástica y nutrida, a la vez que ayuda a borrar las líneas y arrugas presentes.

Y para un cuidado más especial, te recomendamos que utilices una vez a la semana nuestra Mascarilla Facial Vitamina C.

Todos estos te productos aportarán la hidratación que necesitas, que como ya explicamos, esto te traerá un sinfín de beneficios.

Para los casos más extremos, como la dermatitis, existen cremas cosméticas y otras opciones de tratamiento con receta médica que te ayudarán específicamente.

Los remedios caseros más eficaces

Cuando hablamos de un tipo de piel saludable, y no de una enfermedad, se pueden utilizar estos increíbles recursos naturales para mejorar el cutis y decirle adiós a la tez áspera y seca.

Aceite de coco

El aceite de coco es una grasa altamente saturada que se elabora extrayendo el aceite de los cocos crudos. Su consistencia varía en función de la temperatura ambiente: puedes encontrarlo en forma sólida o líquida.

Es un ingrediente muy frecuente en muchos productos cosméticos por sus propiedades antimicrobianas y el poder de reducir la inflamación.

Pero su beneficio más popular es su efecto altamente hidratante. La investigación ha manifestado que el aceite de coco es un ingrediente eficaz y seguro cuando se utiliza como hidratante para la xerosis de leve a moderada.

Su uso es bastante sencillo. Sólo tienes que comprar aceite de coco virgen extra de calidad y aplicarlo en la cara y el cuerpo con un suave masaje. Déjalo durante una o dos horas y luego aclara con agua a temperatura ambiente.

Aceite de oliva

Otro aceite que puede mantener tu tez suave e hidratada es el aceite de oliva. Se rumorea que hace milagros, ya que tiene una gran cantidad de antioxidantes y vitaminas.

También se cree que tiene el poder de mejorar la elasticidad de la piel y de hidratarla sin engrasarla.

Los beneficios del aceite dependen de su calidad, así que asegúrate de comprar aceite de oliva virgen extra.

Puedes aplicarlo como te hemos mencionado anteriormente, con un suave masaje por todo el cuerpo.

Aloe Vera

aloe vera hidratar piel

El aloe vera se utiliza en cosmética para casi todos los problemas y condiciones. Es una planta milagrosa que la gente adora.

Lo mejor de todo es que puedes cultivar fácilmente una planta de aloe vera en tu propia casa y utilizar el gel natural extraído directamente de la planta para tratar tus problemas cutáneos.

Aunque también puedes comprar gel de aloe vera de tu marca favorita, la cuestión es asegurarte de utilizarla a diario como remedio contra la sequedad.

Sin embargo, ten cuidado, algunas personas pueden desarrollar dermatitis de contacto alérgica al aloe vera, por lo que realiza una prueba antes.

Mascarilla de aguacate y miel

Puedes calmar tu irritación mezclando aguacate y miel, para crear la mascarilla hidratante perfecta. Totalmente natural, rica en vitaminas, grasas saludables y poderosos antioxidantes, puedes utilizar esta mascarilla todos los días.

Tritura un aguacate hasta conseguir una pasta suave y luego añade una cucharada de miel y unas gotas de aceite de oliva. Remueve hasta que los ingredientes se mezclen bien y te quede una pasta cremosa.

Aplica la pasta por todo el rostro y déjala actuar durante media hora para que se seque. A continuación, lávate la cara con agua tibia y da unas palmaditas con una toalla suave. Para un efecto aún mayor, puedes terminar aplicando tu crema hidratante favorita.

Mascarilla de avena

La avena es popular por tratar diversas afecciones cutáneas. Entre otros beneficios, contiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, es rica en zinc y absorbe el exceso de grasa, al tiempo que actúa como un hidratante natural.

Puede mejorar una variedad de trastornos, como las quemaduras solares, el eczema y la hiedra venenosa.

¿Cómo se hace la mascarilla? Muy sencillo. Sólo tienes que mezclar 2 cucharadas de avena con una cucharada de miel y un chorrito de agua. Remueve hasta que los ingredientes se mezclen y luego calienta la pasta, lo justo para que esté caliente. No la cocines a alta temperatura.

Limpia tu cara y tus manos antes de aplicar la mascarilla. Utiliza las yemas de los dedos para frotar la pasta en la cara durante un par de minutos. Después, puedes lavarla inmediatamente, o puedes dejar la mascarilla durante otros 10 o 15 minutos para una mayor hidratación.

Exfoliante de azúcar con aceites

¿Quieres saber cómo puedes exfoliar tu dermis de forma segura sin resecarla aún más? Pues la respuesta puede estar entre los aceites hidratantes naturales y el azúcar.

El aceite de coco y el aceite de oliva son unos de los más recomendables, pero también puedes utilizar aceite de jojoba, aceite de ricino, aceite de emú o incluso aceite de vitamina E. Todos estos aceites son conocidos por ayudar a la piel a mantenerse suave e hidratada sin engrasarla.

Para hacer el exfoliante, combina media taza de azúcar con 2 cucharadas del aceite que elijas y luego frótalo suavemente en tu rostro. No presiones demasiado, ya que el azúcar es áspero y puede irritar.

Después de cinco o diez minutos, lávate la cara con agua tibia. Termina con tu crema hidratante favorita.

Cómo prevenir la piel seca

hidratar piel seca

Hidrata regularmente

Una de las mejores medidas de prevención es utilizar una buena crema hidratante con frecuencia, es decir, todos los días, en la cara y en el cuerpo.

La mejor opción es ir a lo más natural posible. Y además, siempre puedes preparar algunos remedios naturales en casa para que el efecto sea aún mayor.

Cambia tus hábitos de baño

Los mejores consejos de baño para aliviar los síntomas que podemos darte incluyen cerrar siempre la puerta del baño, utilizar la temperatura del agua tibia en lugar de caliente y no pasar más de 5-10 minutos bajo la ducha.

No utilices esponjas u otros materiales diseñados para frotar la epidermis, ya que esto empeoraría la condición. Tus manos deberían ser más que suficientes para distribuir el jabón.

Cambia tus productos de cuidado de la piel

Al igual que algunos productos pueden engrasar la tez u obstruir los poros, otros pueden resecar. Puede que no seas consciente de ello, pero si nada te funciona, es una buena idea cambiar de productos cosméticos y ver cómo se siente tu dermis.

Bebe mucha agua

¡Agua! ¡Agua! Y más agua. Bebe mucha agua. No sólo es buena para la piel, sino también para tu salud en general.

Aumentará tu energía y hará que tu dermis esté más joven y brillante. Las frutas también son las mejores amigas en este caso -llenas de vitaminas beneficiosas, y otros nutrientes, así como mucha agua- este tipo de comida, puede cambiarlo todo.

Protégete de las inclemencias del tiempo

Nunca salgas de casa sin una bufanda, un gorro o un bálsamo labial. Mantente caliente y no dejes que el frío dañe tu piel.

En invierno es muy importante que la hidrates regularmente, como te explicamos en nuestro artículo hablando del cuidado facial en invierno. En verano, lleva siempre protección, la crema solar, las gafas de sol y un sombrero deben ser tus mejores amigos, como te recomendamos aquí.

Elige bien la ropa y el detergente para la ropa

No utilices nada que pueda irritar tu dermis. Si notas que tu piel está más seca, piensa si has cambiado recientemente de detergente o has comprado una prenda nueva.

Experimenta y prueba productos más suaves destinados a los cutis sensibles.

Utiliza un humidificador

Una cosa que no podemos controlar es la calidad del aire que respiramos en el entorno en el que vivimos. Pero siempre puedes hacer pequeños ajustes para cambiar la calidad del aire en tu propia casa.

Una buena idea es comprar un humidificador para que el aire no esté demasiado seco y afecte a tu dermis.

¿Cuándo hay que acudir al médico?

En caso de que tengas una condición más severa de piel seca, siempre debes acudir a un médico o a un dermatólogo.

Pero, si tienes el típico tipo de tez seca, puedes probar primero los tratamientos, remedios, consejos y cambios en el estilo de vida que te hemos aconsejado. Con disciplina y un régimen de cuidado de la piel regular, deberías notar una mejora en poco tiempo.

Pero, en caso de que no haya ningún cambio, o de que empieces a sentir picores o experimentes otros síntomas más graves, busca atención médica inmediatamente.

Cualquier molestia que sientas es una buena razón para consultar a tu dermatólogo. Al fin y al cabo, ellos pueden examinar tu dermis y darte una orientación más específica.

Hemos abordado todo lo concerniente a la piel seca; esperamos que ahora tengas todas las herramientas para cuidarla de la mejor forma posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis por compras superiores a 70€

(Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.