fbpx

Arrugas: la guía definitiva para tratarlas

arrugas

Ya sea que tengas 24 o 42 años, hay una condición de la piel con la que todas vamos a tener que lidiar en algún momento: las arrugas. Desafortunadamente, a las arrugas les gusta aparecer más temprano que tarde, incluso antes de lo esperado.

¡Pero no te preocupes! Ya sea que estés lidiando con tus primeras líneas finas o que estés notando que hay algunos pliegues que ya no desaparecerán tan fácilmente, es posible transformar tu apariencia con los ingredientes y tratamientos adecuados.

Si quieres revelar tu tez más brillante y tersa tenemos para ti las estrategias definitivas para ayudar a minimizar la apariencia e incluso prevenir la formación de nuevas arrugas. En otras palabras, ahora es el mejor momento para lucir lo mejor posible.

¿Qué son las arrugas?

Las arrugas son líneas y pliegues que se desarrollan en la piel con el paso del tiempo. Hay varios factores que favorecen su desarrollo, pero está claro que la edad es una de las causas más importantes.

Al envejecer, la tez pierde parte de su elasticidad y se vuelve más fina y frágil. Las nuevas células cutáneas se crean más lentamente. El cuerpo también produce menos colágeno y elastina, por lo que la tez se vuelve menos elástica.

Se pierde parte de la grasa de la capa de tejido subcutáneo, lo que puede hacer que la piel parezca más suelta y flácida. El cuerpo produce menos aceites naturales que el cutis necesita, lo que puede hacer que parezca seco y arrugado.

Hay dos categorías de arrugas que debes conocer: las dinámicas y las estáticas.

  • Las dinámicas aparecen cuando se repiten los movimientos faciales, como sonreír o entrecerrar los ojos, y desaparecen cuando cambias la expresión. Para exponerlo más claramente, piensa en que tu rostro es una hoja de papel. Cuando lo doblas con frecuencia, se forman pliegues a lo largo de las líneas de plegado.
  • Las estáticas, sin embargo, se mantienen marcadas independientemente de los gestos que hagas con la cara. Por diversas razones, estos surcos pueden formarse y hacerse más profundos. Con el tiempo, las dinámicas tienden a convertirse en estáticas, lo que las deja marcadas de forma duradera.

¿Qué causa las arrugas?

Las líneas finas y las arrugas tienen muchas causas diferentes que varían de una persona a otra. Pueden deberse a pasar demasiado tiempo al sol, al consumo de tabaco, a la contaminación o, naturalmente, al envejecimiento.

Todos estos factores contribuyen a la pérdida de elasticidad de la piel, al adelgazamiento de la epidermis y a la fragilidad, lo que hace que la piel se arrugue.

Algunas causas de las líneas de expresión están fuera de tu alcance, como el envejecimiento. Pero otras, ¡puedes controlarlas! Por ejemplo, usar protección solar cuando estás al aire libre ayuda a reducir la exposición de tu piel a los rayos UV.

Sin protección solar, la luz ultravioleta del sol rompe los tejidos conectivos de la piel con el paso del tiempo.
Proteger estos tejidos, como las fibras de colágeno y elastina, ayuda a prevenir la flacidez y los pliegues prematuros. Por eso, usar protección solar todos los días es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu cutis.

Fumar es otro peligro para la tersura. Los estudios han demostrado que los fumadores tienen más del doble de probabilidades de sufrir líneas de moderadas a graves, ya que fumar reduce el riego sanguíneo de la piel, por lo que ésta recibe menos oxígeno y nutrientes. El tabaco también daña el colágeno y la elastina.

Si cuidar tu piel y evitar las líneas de expresión y las arrugas es tu prioridad, deja de fumar.

La contaminación del aire es algo que también debes evitar, ya que produce unas sustancias químicas llamadas radicales libres que dañan el colágeno y reducen la humedad de la tez.

Y por supuesto, las expresiones faciales repetidas son también uno de los factores clave que aceleran la formación de pliegues. Al perder elasticidad, la piel ya no vuelve a su sitio después de movimientos faciales como entrecerrar los ojos, sonreír o fruncir los labios -por ejemplo, alrededor de un cigarrillo o una pajita-.

Tipos de líneas finas y arrugas

tipos arrugas

Las líneas de expresión pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero el rostro es el lugar más susceptible. La cara tiene 42 músculos individuales que siempre están en movimiento. Además, está más expuesta a la luz solar que cualquier otra parte del cuerpo.

Especialmente en la cara, hay varios tipos de líneas finas y surcos con los que vas a tener que lidiar. Aquí tienes cuatro de los tipos más comunes:

Patas de gallo

Muchas mujeres -¡y hombres!- detectan las patas de gallo como las primeras líneas en hacer acto de presencia en el rostro. Aproximadamente el 84% de las mujeres afirman haber notado el desarrollo de las patas de gallo antes que cualquier otra línea de expresión y arruga.

Y esto tiene explicación. La piel que rodea los ojos es más fina que la de cualquier otra parte del cuerpo. No tiene glándulas sebáceas ni tanto colágeno ni elastina para protegerte de los pliegues. Pero esto no es necesariamente malo.

A diferencia de otros tipos de pliegues, las patas de gallo están asociadas a la alegría. Tener unas patas de gallo profundas es un buen indicador de cómo te percibe la gente. Como se forman cuando sonríes, pueden significar que has tenido una vida muy feliz.

Arrugas glabelares

Las glabelares son esas dos líneas verticales que se forman entre las cejas y que parecen un once. Suelen estar causadas por haber fruncido el entrecejo repetidamente a lo largo de la vida.

Este tipo es un gran ejemplo de arrugas dinámicas.

Surcos nasogenianos

Son dos pliegues nasolabiales que se extienden entre la nariz y las comisuras de la boca. Suelen aparecer por la pérdida de grasa subcutánea a medida que se envejece. Esto hace que la piel se hunda y se formen pliegues.

Surcos frontales

Son las líneas horizontales que se forman en la frente. Suelen estar causadas por levantar las cejas repetidamente. La degradación continua del colágeno y las fibras elásticas por el movimiento facial, especialmente en esa área tan expresiva del rostro, creará pliegues que con el tiempo se vuelven más permanentes.

La profundidad que llegarán a tener todos estos pliegues dependerá de tu genética y de tu estilo de vida. Las personas que deciden no usar protección solar, por ejemplo, tenderán a desarrollar líneas más profundas.

Cómo tratar las arrugas en casa

¿Sabes qué no tienes que sufrir las líneas de expresión para siempre? Tanto si las líneas finas acaban de hacer acto de presencia, como si el surco está más marcado, puedes atenuar su aspecto con los productos y tratamientos adecuados desde la comodidad de tu casa.

Utiliza una buena crema antiarrugas

Las cremas antiarrugas son la primera respuesta ante la aparición de un pliegue cutáneo, y la mejor prevención para retrasar al máximo su aparición.

Pero no vale cualquier producto cosmético, debe de incluir ingredientes activos probados para rellenar el surco, además de aportar hidratación y conseguir resultados en un plazo razonable. Realmente no importa demasiado el precio o el envase, lo que cuenta a la hora de ver resultados es su formulación.

La mejor opción del mercado es la Crema Antiage Intensiva de Nezeni, que combina los mejores agentes tensores naturales -Cobiolift y Tens’up-, con los mejores antioxidantes, ácido hialurónico y compuestos que estimulan la síntesis de colágeno natural de la piel –sangre de drago-.

crema antiage nezeni

Su fórmula es totalmente natural, y limita al máximo la presencia de conservantes para evitar el efecto combinado de los cosméticos que utilizamos todos los días, un problema que tiene consecuencias a largo plazo.

Utiliza la crema Antiage mañana y noche justo después del serum, y verás resultados positivos en muy poco tiempo. Empezarás a notar como las líneas finas comienzan a desaparecer, y los surcos se difuminan notablemente, como si te hubieses puesto Botox, pero sin sufrir los efectos secundarios de éste.

Prueba productos con antioxidantes

Los antioxidantes -como la vitamina C, E, la niacinamida y el resveratrol- son otra línea de defensa en tu lucha contra las arrugas.

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, que dañan las células de la piel, y aumentan la producción de colágeno para aumentar la elasticidad y flexibilidad cutánea.

Para conseguir una mayor protección de la tez, añade un serum antioxidante a tu rutina, como nuestro Serum Vitamina C que incorpora ascorbyl glucoside, un derivado estable que tiene todas las propiedades de la versión pura, sin los inconvenientes de ésta.

serum vitamina c nezeni

Aplica el serum después de la limpieza y el tónico. Espera cinco minutos antes de pasar al siguiente paso, la crema antiarrugas. Así evitarás diluir la fórmula concentrada del serum. Lo pueden usar todo tipo de cutis por la mañana y por la noche.

Añade un buen protector solar

Lo hemos dicho antes y lo volveremos a decir. No olvides aplicar el protector solar cuando salgas a la calle.

Los rayos UV son los principales responsables de la aparición de líneas de expresión y arrugas. Si te interesa el cuidado de la piel -y suponemos que sí-, la protección solar no es opcional, es imprescindible. Porque cuando proteges tu cutis de los rayos UV, previenes la aparición de nuevas arrugas y evitas que las existentes empeoren.

Para que la protección sea completa, asegúrate de que el protector sea de amplio espectro, o lo que es lo mismo, que bloquee tanto los rayos UVB como los UVA del sol, como nuestro Gel Solar Facial SPF 50+, que además cuenta con un sistema de filtrado único y un antioxidante adicional capaz de proteger las células cutáneas del daño del ADN.

gel solar nezeni

Su fórmula mate no deja brillos y se absorbe rápidamente. Aplícalo todos los días, 30 minutos antes de exponerte al sol como último paso de tu rutina de cuidado facial, justo antes del maquillaje. Vuelve a replicarlo cada dos horas si continuas bajo los rayos del sol.

Prueba los retinoides

Los retinoides son una de las mejores herramientas para reducir las líneas finas y las arrugas. Estos derivados de la vitamina A estimulan las células para que se renueven más rápidamente e impulsan la producción de colágeno.

Pero estos compuestos no solo reducen las arrugas. También suavizan la piel, igualan su textura e incluso pueden atenuar las manchas oscuras.

El inconveniente es que los retinoides pueden irritar la tez, sobre todo si se utilizan en exceso, o en pieles sensibles. Empieza usando tu producto retinoide preferido solo dos veces por semana, seguido inmediatamente de una crema hidratante. Añadir lentamente el retinol a tu rutina te ayudará a evitar cualquier enrojecimiento, descamación o irritación.

Incorpora alfahidroxiácidos

Los alfahidroxiácidos (AHA) aumentan la renovación de las células y potencian la producción de colágeno natural. Con el tiempo, estos efectos reducen la visibilidad de las líneas de expresión y las arrugas menos pronunciadas.

Los AHA, como el ácido glicólico, cítrico y láctico, son fáciles de encontrar en los limpiadores y exfoliantes, además de en cremas y serums. Por ejemplo, nuestra Agua Micelar Todo en 1 incluye ácido salicílico, que limpia en profundidad los poros y aumenta la renovación celular de una forma muy suave.

agua micelar nezeni

El ácido glicólico es el más popular porque tiene las moléculas más pequeñas de los AHA, lo que significa que penetra en la dermis más fácilmente, llegando a las capas más profundas. Sin embargo, si se tiene una tez sensible, esa fácil penetración puede causar irritación. Por eso, los ácidos cítrico y láctico son alternativas más suaves.

Si buscas una mayor concentración, y unos resultados más notables, puedes hacerte un peeling químico con un profesional.

Tratamientos medico-estéticos para borrar las arrugas

Cuando los tratamientos cosméticos no surten efecto, es el momento de recurrir a la artillería pesada -e invasiva-. Gracias a las nuevas tecnologías, la eliminación de arrugas y surcos es posible; para ello tenemos una amplia variedad de opciones disponibles.

Todos los tratamientos medico-estéticos tienen un punto en común: tienen que ser realizados por un profesional; por eso, antes de iniciar cualquiera de los tratamientos que te proponemos a continuación, deberás solicitar una cita de información y asesoramiento para ver cuál es la mejor opción en tu caso concreto.

Peelings químicos

Este procedimiento utiliza diferentes tipos de ácidos -generalmente ácido glicólico en una elevada concentración- para eliminar la capa superior de la piel y revelar la tez nueva de debajo. Esto minimiza las imperfecciones leves, como líneas ligeramente marcadas, manchas y cicatrices de acné.

Dependiendo de tus problemas y deseos, el profesional optará por un ácido u otro, en una mayor o menor concentración.

Ten en cuenta que los peelings pueden provocar enrojecimiento y descamación, y no se pueden realizar en todos los tipos de cutis. Tardarás en ver los resultados unas semanas, pero es recomendable volver a repetir el peeling varias sesiones más hasta conseguir los resultados deseados.

Además, es importante que ni el día antes ni los días después al tratamiento te de el sol en la zona para no generar mancha.

Microdermoabrasión

Otro de los métodos de eliminación de la capa superior de células muertas y dañadas es la microdermoabrasión. Para ello utiliza un instrumento abrasivo que «lija» suavemente la epidermis para estimular el crecimiento de piel nueva.

El principal efecto secundario es el enrojecimiento del rostro que desaparece a las pocas horas. Igual que el anterior, tendrás que evitar el sol los días después, y usar protector solar siempre que salgas a la calle.

Rejuvenecimiento facial con láser

Los láseres de última generación consiguen llegar a las capas más profundas para estimular el crecimiento de nuevas fibras de colágeno, además de eliminar la capa más superficial de la piel y estimular así el crecimiento de células nuevas y más suaves.

Existen diferentes tipos de láseres, así que tu médico te dirá cuál es el más adecuado para tu tez y tu problema.

Toxina botulínica tipo A (Botox)

Es el tratamiento más popular para borrar los surcos frontales, aunque hay que hacerlo bien para que quede natural y no acabar con ese gesto de «cara congelada» que hemos visto muchas veces.

El profesional te inyectará la toxina botulínica en ciertos músculos de la frente para paralizarlos y evitar que se muevan, dejando así una piel más tersa.

Los resultados no duran para siempre, y tendrás que repetir tratamiento a los 3 o 4 meses.

Rellenos dérmicos

Como su nombre indica, se trata de rellenar el surco marcado con una sustancia -como grasa, colágeno, gel de ácido hialurónico, etc.- para elevarlo y suavizar su profundidad.

Generalmente se suele utilizar ácido hialurónico, ya que es una sustancia que se encuentra naturalmente en nuestra piel, y el cuerpo lo reabsorbe al cabo del tiempo, dejando un resultado muy natural. Aporta plenitud y ayuda a la tez a repararse.

Los resultados pueden durar entre 6 y 18 meses, según el área que se haya tratado.

Tratamientos quirurgicos

Los tratamientos quirúrgicos para las arrugas y la piel flácida implican hacer una incisión en un área alrededor de la cara, tensar la tez flácida o el músculo subyacente y eliminar la piel sobrante. Esto se hace mientras estás bajo anestesia.

La cirugía se puede realizar en un área de la cara, como un estiramiento de cejas o de cuello, o en todo el rostro, llamado estiramiento facial.

Los resultados son significativos, pero el procedimiento es muy invasivo y no válido para todos los tipos de arrugas. Además, requiere de un tiempo de inactividad tras la operación que puede tardar hasta 2 semanas, y la recuperación completa puede tardar de 2 a 3 meses.

Si estás pensando en tratar las arrugas con cirugía, habla con un cirujano plástico cualificado y con experiencia sobre los riesgos y beneficios.

Lo que puedes hacer para prevenir las arrugas

Hay muchas formas de ralentizar la aparición de las arrugas y proteger la piel de los signos del envejecimiento, así que ponte manos a la obra y evita que se formen en primer lugar.

Bebe agua a primera hora de la mañana

Comienza a tratar las arrugas de la frente a primera hora de la mañana bebiendo medio litro de agua antes de hacer cualquier otra cosa. No comas. No te duches. No hagas ejercicio. Bebe ese medio litro de agua.

¿Por qué? Después de 6-8 horas en la cama, tu cuerpo estará ligeramente deshidratado. Al tomar esa cantidad de agua de inmediato, vas a incrementar la curación de la piel al reponer el agua que mantiene la tez suave y sin arrugas.

Luego, a lo largo del día, asegúrate de beber al menos 1,5 litros más de agua para mantener la hidratación óptima. Esto ayuda a que tu cuerpo y tu piel funcionen correctamente. Más concretamente, beber agua durante todo el día sirve para eliminar las toxinas que pueden acumularse en el cutis además de mantener la piel húmeda e hidratada.

Aplica protector solar antes de salir de casa

arrugas prevencion

El protector solar es una de esas medidas preventivas que no se puede enfatizar lo suficiente. Casi cualquier médico o dermatólogo lo recomendaría. Y por una buena razón: los rayos ultravioleta del sol pueden dañar mucho la piel a lo largo del día. Además de causar cáncer de piel, la exposición al sol también causa arrugas, manchas oscuras y una textura de piel más áspera.

Un protector solar de 30 o 50 SPF es suficiente para proteger la piel de la frente contra el 97% de los rayos dañinos del sol y evitar que se formen arrugas en la frente.

Asegúrate de aplicarlo en la frente, la cara, el cuello, el pecho y cualquier otra piel expuesta antes de salir a trabajar por la mañana. Para conseguir una máxima protección, vuelve a aplicarlo cada dos horas, ya sea que estés adentro o afuera.

No pienses que solo porque trabajas en interiores, no estás expuesta. Aunque filtran mucho, las ventanas aún dejan pasar algunos rayos ultravioleta.

Además del protector, procura ponerte a la sombra siempre que sea posible, especialmente durante el mediodía -de 11 a 16 h-, cuando los rayos son más fuertes. Protégete la cara con un sombrero de ala ancha, y el contorno de ojos con gafas de sol. Esto también evitará que entrecierres los ojos, lo que puede causar líneas en la parte exterior de los ojos -patas de gallo-.

Haz ejercicios faciales

Es importante incluir algunos ejercicios y movimientos musculares para combatir las arrugas, una excelente forma de enviar mucha sangre a la zona. Ese aumento del flujo sanguíneo ayuda a eliminar las toxinas y mantiene la piel llena de nutrientes beneficiosos.

Utilizando los músculos de la frente, prueba a bajar las cejas tanto como sea posible y tan juntas como sea posible. Mantén esta posición mientras cuentas hasta 5 y luego relaja. A continuación, levanta las cejas tan alto y tan lejos como sea posible. Mantén esta posición mientras cuentas hasta 5 y luego relaja. Al tonificar los músculos de la frente, trabajarás para tirar de la piel flácida y reducir las arrugas que se forman ahí.

Lleva una alimentación saludable

Al igual que la aplicación de protector solar y beber mucha agua, la importancia de comer sano no puede subestimarse. Una dieta llena de superalimentos que combaten las arrugas puede ser de gran ayuda para reparar las líneas incipientes

La curación y la prevención comienzan con el desayuno, donde puedes incluir arándanos y kiwis, dos potentes antioxidantes. Continúa durante la comida y la cena cortando tomates y aguacate como aderezos y acompañamientos. Y no te olvides de los tentempiés. Unas pocas almendras entre la comida y la cena mantienen la curación hasta bien entrada la noche.

Alimentos como estos y otros pueden darle a tu cuerpo todos los nutrientes, vitaminas y minerales que necesita para mantener la piel joven y tersa. Un extra saludable es incluir 1 cucharada de aceite de linaza en cada comida. Esto proporciona una dosis curativa de omega-3 que actúa para combatir los oxidantes que se acumulan en la tez.

Deja de fumar

Fumar hace que la piel envejezca más rápido. Y fruncir los labios para inhalar provoca la aparición de líneas alrededor de la boca.

Si te cuesta dejar este mal hábito, escribe tus razones para dejar de fumar y léelas cada vez que sientas la necesidad de coger un cigarrillo. Deshazte de cualquier cigarrillo y de cualquier recordatorio, como encendedores y ceniceros.

En definitiva, las arrugas no son algo malo, pero eso no significa que tengas que dejarlas sin controlar. Tomando algunas medidas sencillas -e invirtiendo en algunos productos de calidad-, puedes frenar los efectos del paso del tiempo.

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Envíos Gratis por compras superiores a 70€

(Sólo disponible para España Peninsular)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.