Acné adulto y hormonal: 5 signos de que lo tienes + cómo eliminarlo

acne de adulto

Lamentablemente, el acné no es solo un problema de la adolescencia. A pesar de que gran parte de las estrategias publicitarias de las grandes marcas de belleza se centran en esos complicados años juveniles, es cada vez más común ver a mujeres adultas lidiando con el acné en sus 20, 30, 40 e incluso durante la menopausia.

Así es, mujeres de prácticamente todas las edades pueden enfrentarse a la aparición de granos molestos que afectan su tez, ya sea como un desafío completamente nuevo en su cuidado de la piel o como uno al que ya se han habituado.

A continuación te explicamos qué es el acné adulto, qué lo hace diferente, cómo puedes tratarlo de forma natural y por qué está estrechamente relacionado con las hormonas.

¿Qué es el acné adulto y el acné hormonal, y en qué se diferencian?

No podemos hablar del acné del adulto sin explicar el acné en general. El acné vulgar es una afección cutánea compleja que se produce por un aumento de la producción de sebo, una inflamación crónica y la bacteria Propionibacterium acnes, que es un habitante común en la piel.

Aunque el P. acnes es un organismo normal que vive en la piel (lo que colectivamente se denomina microbioma), causa problemas cuando queda atrapado bajo la superficie cutánea. Cuando esto ocurre, causa estragos al provocar un aumento de la inflamación, tanto en la superficie de la piel como en las capas más profundas.

Es entonces cuando aparecen puntos negros, puntos blancos, granos y comedones.

¿Cuál es la causa del acné? La mayoría de los dermatólogos señalan que es una pregunta difícil de responder.

Existe un vínculo genético con el acné -es decir, es más probable que lo padezcas si alguien de tu familia lo ha padecido o lo padece-, pero lo que realmente desencadena que una persona desarrolle esta afección sigue siendo un misterio: a algunas personas les afecta más la dieta, otras responden a agresores externos como un producto facial irritante; a algunas les salen brotes por el estrés, mientras que otras se deben a sus hábitos de vida.

Dado que las causas profundas son variadas y no están del todo claras, no existe una forma correcta de tratar el acné en su conjunto, ya que cada caso es muy individualizado y es probable que incluya múltiples causas de confusión. Es decir, tu remedio más eficaz para tratar el acné puede ser diferente del de otra persona. Y no pasa nada.

Así que pasemos a los mayores de veintitantos: El acné adulto es simplemente un término coloquial que se utiliza para describir el acné que afecta a los adultos. A menudo, la población general lo denomina “acné hormonal”, pero todo el acné está provocado por las hormonas hasta cierto punto.

El acné adulto tiende a tener desencadenantes y aspecto diferentes del acné de los adolescentes (hablaremos de ello más adelante). Y, sí, es totalmente posible no tener acné en la adolescencia y desarrollarlo más adelante, aunque es menos frecuente.

En general, se trata de una afección completamente normal y común: los informes muestran que la mitad de las mujeres de 20 años tienen acné. Y cuando llegan a los 30, un tercio dice seguir teniéndolo. (Incluso las mujeres de más de 50 años declaran tener acné en un 15%).

Y aunque los hombres pueden tener acné adulto, es mucho más frecuente en las mujeres que en los hombres.

La prevalencia del acné adulto en las mujeres sobre los hombres probablemente tenga que ver con uno de los factores desencadenantes del problema: las fluctuaciones hormonales. Las hormonas de las mujeres fluctúan con más frecuencia y, dado que las hormonas afectan a todos los aspectos del cuerpo, también afectan a la piel.

Las hormonas pueden aumentar la producción de sebo; pueden afectar a la “pegajosidad” de las células de la piel, dificultando su eliminación y provocando la obstrucción de los poros; y pueden aumentar la inflamación general.

acne de adulto

5 señales de que tu acné es hormonal

Hay algunas maneras de saber si tus brotes podrían ser desencadenados por las hormonas:

1. El aspecto y la zona pueden dar pistas

El acné adulto tiende a tener un aspecto y una apariencia diferentes de los brotes que te pueden salir porque te has maquillado o porque hace humedad.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la localización. El acné hormonal aparece en la zona de la barbilla, la mandíbula y el cuello (así lo sugieren los mapas faciales, pero las investigaciones lo confirman).

Y mientras que todo el acné se desencadena por la inflamación en algún nivel, el hormonal tiende a mostrar signos de esa inflamación de manera más agresiva: lo que significa que por lo general es rojo, sensible e hinchado.

2. Si coincide con la menstruación

¿Sueles tener brotes cuando tienes la regla? Se trata de un fenómeno increíblemente común y respaldado por la investigación: Según una encuesta, casi dos tercios de las mujeres propensas al acné declaran tener brotes antes o durante la menstruación (más concretamente en la “fase lútea tardía del ciclo menstrual”, es decir, después de la ovulación y justo antes de empezar a sangrar).

Y aunque el mecanismo exacto de esto no está confirmado, el entendimiento más general tiende a ser la mayor presencia de la hormona andrógenos, específicamente DHEA-S, que estimula las glándulas sebáceas para producir exceso de sebo.

3. Si proviene del estrés

Sabemos que las hormonas pueden verse afectadas por factores internos y externos: Las investigaciones demuestran que el estrés modifica los niveles de la hormona liberadora de corticotropina tanto en la sangre como en la propia glándula sebácea, lo que afecta doblemente a la producción de sebo.

Dicho de otro modo: El estrés puede provocar una mayor producción de sebo, lo que puede contribuir a crear un entorno ideal para que las bacterias proliferen en la piel. También sabemos que el estrés provoca más inflamación en el cuerpo, incluida la piel. La combinación de estos factores puede provocar brotes relacionados con las hormonas en épocas de estrés.

La producción hiperactiva de sebo hace que el exceso de grasa atrape células cutáneas muertas en los poros. Esto se convierte en un entorno ideal para la rápida multiplicación de las bacterias comunes que viven en nuestra piel. El resultado son unos poros muy inflamados que pueden convertirse rápidamente en dolorosos granos.

Y para colmo, tu cuerpo puede ser menos capaz de lidiar con el acné existente y las cicatrices cuando estás muy estresado. Un estudio sobre el estrés y la cicatrización de heridas ha demostrado que el estrés puede ralentizar la cicatrización, lo que puede empeorar el problema.

4. Si está relacionado con la dieta

El acné adulto también puede agravarse por lo que se come. Durante décadas, los dermatólogos negaron la relación entre la alimentación y el acné. Pues bien, investigaciones recientes han empezado a cambiar las tornas al respecto.

Los estudios demuestran que existe una conexión entre los lácteos -la leche desnatada, principalmente- y el acné. Otros estudios muestran una fuerte conexión entre los alimentos con un alto índice glucémico y los síntomas del acné.

Aunque los mecanismos de estos dos grupos de alimentos son diferentes, se especula que los brotes están causados por respuestas hormonales.

Los alimentos con un índice glucémico alto, en particular, cuentan con una buena cantidad de investigaciones que los respaldan. El consumo excesivo de alimentos con una alta carga glucémica es también una característica principal de la dieta occidental y es un factor clave en el desarrollo o la gravedad del acné.

La glucosa en sangre y la insulina podrían afectar a la piel de un par de maneras diferentes:

  1. En primer lugar, este pico de azúcar en sangre provoca la liberación de insulina y del factor de crecimiento similar a la insulina-1 (IGF-1). Después, la insulina estimula la producción de andrógenos (hormonas masculinas) que generan una mayor producción de sebo.
  2. En segundo lugar, elevadas cantidades de insulina en sangre antes o después de las comidas pueden favorecer la creación de nuevas células cutáneas, obstruyendo los poros.

5. Si estás en la menopausia

¿Creías que te habías librado del acné cuando empezaste la menopausia? Pues no. Mientras que la mayoría de los cambios en el cuidado de la piel durante este período tienen que ver con el aumento de la sequedad, la pérdida de colágeno y el aumento de la sensibilidad, el acné de la menopausia es ciertamente algo que puede suceder.

Este problema tiene más que ver con los cambios en el microbioma, ya que el acné está muy influenciado por los cambios en la composición de la flora de la piel.

Con la llegada de la menopausia, nuestras hormonas disminuyen, y con ellas, las funciones que cumplen para mantener la salud y vitalidad de la piel. Esto se manifiesta en cambios en la producción de sudor, sebo y funciones inmunológicas, lo que provoca modificaciones notables en la superficie cutánea, incluidos el pH, la composición lipídica y la secreción de sebo.

Estas transformaciones también pueden generar variaciones en la piel que afecten el microbioma cutáneo.

Descubre: Qué es lo que le ocurre a la piel durante la menopausia y cómo tratarla

¿Cómo tratar el acné adulto de forma natural?

Así que has desarrollado acné tarde en la vida. Ahora que estás aquí (bienvenida al club, por cierto), hay un montón de maneras de atender a tu piel adulta para que puedas eliminar esas imperfecciones y mantenerlas alejadas.

Utiliza tópicos inteligentes

En casa, hay varios ingredientes de eficacia probada que puedes probar en función de tus necesidades y tolerancia.

Los retinoides (y sus alternativas naturales) aumentan la renovación celular, dificultando que las células se adhieran entre sí y obstruyan los poros.

El retinol también exfolia el interior de los poros, donde el lento desprendimiento de células muertas conduce a la aparición de poros dilatados y granos. Una vez que el grano ha desaparecido, el retinol también puede ayudar a reducir las cicatrices posteriores al brote y evitar que se pigmente, reduciendo significativamente las imperfecciones.

Pruébalo con nuestra Crema Antiarrugas Noche con Retinol 50+, que contiene retinol puro microencapsulado para mejorar la tolerancia, y mantener los efectos del retinoide durante más tiempo al prevenir su degradación. Esta crema está especialmente diseñada para las pieles normales a grasas, así que además de ayudarte con los granitos, no te aportarán más grasa.

crema antiarrugas retinol nezeni

El ácido salicílico es liposoluble, es decir, se disuelve en grasa, y puede ayudar a descomponer y controlar la producción de sebo. Los AHAs, como el ácido láctico y el ácido glicólico presentes en nuestro Peeling Facial AHA son exfoliantes químicos que pueden ayudar a desobstruir los poros, pero tienden a resecar menos la piel sensible.

Y hay muchos ingredientes botánicos que ayudan a moderar la inflamación, como los antioxidantes.

Además, también es recomendable utilizar cosméticos que limiten o corten la proliferación de bacterias como la Propionibacterium acnes, que es la culpable de la formación de acné. Estas son nuestras opciones favoritas para conseguirlo.

Adapta el cuidado de la piel a tu ciclo

Dado que el acné adulto de muchas personas aparece cuando tienen la regla, puedes plantearte hacer ajustes en el cuidado de la piel en función de tu ciclo. De este modo, no utilizarás productos potentes a diario, sino que los emplearás sólo cuando sepas que pueden aparecer granos.

¿Cuándo debes prepararte? Empieza alrededor de la segunda semana del ciclo.

En el día 14 se produce un aumento de la hormona luteinizante (LH), que no sólo indica un aumento de la progesterona, sino que la testosterona alcanza su punto máximo en el día 14, y estas dos hormonas contribuyen al aumento de la actividad de las glándulas sebáceas y a una piel más grasa, incluido el cuero cabelludo graso y el pelo graso.

A medida que disminuyen los niveles de estrógeno, puede haber más inflamación, irritación y alteración de la barrera de la piel y el microbioma, lo que también puede contribuir a los brotes.

No te excedas, sobre todo si estás en la menopausia

Uno de los errores más comunes que cometen las personas cuando tratan el acné adulto es que asumen que pueden combatirlo como lo hacían cuando eran adolescentes. No se puede y no se debe.

Tu piel cambia a medida que envejeces, y con estos cambios vienen nuevas necesidades: en concreto, es probable que tu tez sea más fina, más seca y más sensible. Por lo tanto, debes asegurarte de no sobrecargarla con productos agresivos y desincrustantes.

Si tienes brotes, es posible que no puedas tolerar los tratamientos que utilizabas cuando eras adolescente, porque la dermis es más fina y seca y los tratamientos pueden ser demasiado fuertes. En su lugar, céntrate en apoyar la función de barrera de tu piel (a través de cosas como péptidos y ceramidas), reducir la inflamación cutánea y mantener equilibrada la producción de sebo.

acido salicilico rutina cuidado piel

Modifica tu estilo de vida

Teniendo en cuenta todo lo que hemos aprendido sobre los desencadenantes hormonales del acné, también deberías tratar el acné de forma holística. Considera si la alimentación y el estrés son factores desencadenantes.

Puedes probar a seguir un plan de alimentación específico o, al menos, limitar los lácteos y los alimentos con un índice glucémico alto.

En cuanto al estrés, sabemos que reducir los niveles de estrés puede ser bueno para múltiples factores, pero también sabemos que es difícil hacerlo, así que el mejor consejo es que pruebes varias modalidades hasta que encuentres una que sea adecuada para ti.

Tienes más información en: Acné por estrés, como identificarlo y tratarlo

Visita a un profesional

No dudes en consultar con un profesional sobre tus tratamientos contra el acné. (Aunque es un problema no pone en peligro la vida, su presencia puede afectar al bienestar de una persona. Los estudios demuestran que quienes padecen acné experimentan ansiedad y depresión. Y en un nivel más superficial, el acné y las marcas no tratadas pueden provocar cicatrices permanentes).

Para los casos más graves, pueden recomendarte tópicos recetados o medicamentos orales, como Accutane, espironolactona o anticonceptivos, si te sientes cómodo tomándolos. También puedes visitar a un especialista en hormonas, si crees que tu severidad lo justifica.

En resumen

Acné adulto, suspiro. Crees que estás a salvo una vez que has superado la adolescencia, sólo para tener que lidiar con los granos hasta bien entrados los 20, 30, 40 y más. Si este es tu caso, no te preocupes: hay muchas formas de remediar los brotes.

Si tienes alguna duda acerca de nuestros productos o protocolos de belleza, estaremos encantadas de ayudarte a través de nuestro contacto: attcliente@nezeni.com.

Nuestra página web utiliza cookies para poder desarrollar su actividad de página de venta. Si sigue navegando por este sitio, acepta el uso de las cookies.

Descuentos por cantidad de hasta un 10%**

(**Más información sobre la oferta en condiciones generales)

Envíos Gratis* por compras superiores a 70€

(*oferta disponible sólo en Península Ibérica)

Para otros países consulta nuestra página de envíos.